Trucos infalibles para limpiar tres “imposibles” elementos de cocina

Consejos súper útiles y fáciles para que tu utensilios brillen como nunca.

Limpiar es una tediosa tarea, para muchos, y relajantes, para otros. Sin embargo, ¿sabes cómo hacer para que tus utensilios queden relucientes? De hecho, algunos elementos de cocina son los más difíciles de limpiar. No te preocupes, estos espectaculares trucos te van a ser muy útiles.

Sin dudas, uno de los elementos de cocina que más atención necesita es el horno. Se utiliza para cada todas las comidas día y noche. Por eso, a la hora de limpiarlo es fácil no saber por dónde empezar. Para que quede reluciente, necesitas bicarbonato de sodio y agua. Se deben mezclar hasta generar un embudo.

Con ayuda de un trapo se repasa a fondo toda la estructura del horno. Lo mejor es dejarlo abierto toda la noche. Entonces, al día siguiente se vuelve a limpiar con un paño, agregándole al mismo tiempo un poco de vinagre. Finalmente, se prende a una bajísima temperatura para que se seque. Al cabo de una hora, el horno ya estará listo para utilizar.

Útil y práctico, sobre todo para aquellos que viven solos o que no son muy fanáticos de la cocina. Otro elemento que puede generar un dolor de cabeza es el microondas. Para limpiarlo correctamente se puede llenar un pequeño recipiente con agua y vinagre. Luego se calienta en el mismo microondas por algunos minutos. Eso será suficiente para que quede reluciente, pues el vapor hará que la suciedad florezca con mayor facilidad. Más tarde, se seca con un trapo.

Por último, la cafetera. Quizá la más difícil de limpiar. Pero el procedimiento es muy parecido al del microondas. Colocas un poco de agua con vinagre en el recipiente de la propia cafetera. Luego, la prendes y en un minuto más pasas un paño frío.

Deja un comentario