Por qué soñar despierto puede ser bueno para vos

El mes pasado, tanto el Departamento de Seguridad Nacional de los EE.UU. como el Departamento de Transporte del Reino Unido emitieron una nueva prohibición. Los pasajeros que vuelen desde ciertas zonas de África del Norte y Oriente Medio ya no pueden llevar dispositivos electrónicos más grandes que un teléfono inteligente en los vuelos.

Las aerolíneas de Royal Jordanian respondieron de manera descarada ofreciendo a los viajeros “12 cosas que hacer en un vuelo de 12 horas sin tableta ni computadora portátil”. El número 11 fue “analizar el significado de la vida”.

Pero para muchos, la sugerencia de la aerolínea no tuvo nada de entretenido. De hecho, la idea de realizar una contemplación tranquila en un vuelo largo en lugar de entretenerse a través de una pantalla es, en el mundo de hoy, ridículo.

Los seres humanos han soñado despiertos durante miles de años y, sin embargo, en estos días, los momentos libres se llenan con el uso de nuestros teléfonos inteligentes y otros dispositivos. Entre escuchar podcasts, revisar nuestro Facebook o responder a mensajes de correo electrónico, no nos permitimos nada de tiempo para dejar vagar a nuestras mentes. Hacerlo puede parecer un pequeño cambio, pero su efecto en el funcionamiento de nuestras mentes y en nuestra creatividad colectiva podría ser de gran alcance. De hecho, pegarnos a la pantalla permanentemente podría estar obstaculizando nuestra capacidad para llegar a ideas frescas e innovadoras.

En 2012, un grupo de investigadores descubrió que dejar vagar nuestra mente puede conducir a una mejor resolución creativa de problemas. Y los lazos anecdóticos entre el soñar despierto y la creatividad abundan. De Einstein a los químicos ganadores del Premio Nobel o al inventor del Post-it, muchos de los grandes pensadores del mundo han abrazado los beneficios de darle a su mente un descanso. Y quizás ustedes también han notado que sus mejores ideas vienen en la ducha o mientras se despejan con una caminata.

Cuando tu mente es capaz de vagar, se accede a los recuerdos, las emociones y los bits aleatorios de los conocimientos almacenados, dice Amy Fries, autora de “Soñar despierto en el trabajo” y escritora y editora de Psychology Today.

“Soñar despierto es la forma en que logramos acceder a una verdadera imagen panorámica de nuestro estado de ánimo”, dice Fries. “Cuando estás en un estado de ensoñación, lográs visualizar o simular tu propia versión de los acontecimientos”. Esta visualización puede ayudarnos a obtener una nueva perspectiva sobre un problema o vincular dos pensamientos previamente disgregados para llegar a una idea original.

“Mis momentos más creativos vienen cuando mi cerebro  descansa”, dice Megan King, diseñadora gráfica de la firma de arquitectura e ingeniería exp Global Inc. Como diseñadora, se espera que King muestre ideas nuevas e irresistibles todo el tiempo . “A veces paso todo el día trabajando en un proyecto y sin embargo siento que no he creado algo con lo que quedo realmente contento”, dice King. “Y siempre pienso: voy a tener una buena noche de sueño y [al día siguiente], conseguiré algo mucho más innovador.” Pero “soy adicta a mi teléfono inteligente”, dice.

Ella no está sola. De acuerdo con Nielsen, los estadounidenses gastan 10,5 horas al día consumiendo los medios de comunicación. Y los residentes del Reino Unido están cerca, con casi 10 horas al día, según eMarketer. Este tiempo en la pantalla impide que nos sintamos incómodos sentados solos con nuestros propios pensamientos.

Los científicos realizaron un estudio en el que le dieron a la gente la opción de sentarse solos sin distracciones durante un período de 6 a 15 minutos, o de soportar una descarga eléctrica leve. Muchas personas eligieron la descarga eléctrica.

Estar atentos

Cuando tus ojos están en tu teléfono, tu mente está en un estado muy diferente que cuando estás soñando despierto.

Durante años de estudios, los investigadores encontraron que nuestro cerebro tiene dos sistemas de atención separados, dice Daniel Willingham, profesor de Psicología en la Universidad de Virginia – una externa y otra interna. El sistema de atención interno, que se activa durante el ensueño, se denomina red predeterminada.

“La red predeterminada se encuentra particularmente activa cuando piensas en ti mismo, en el pasado o en el futuro”, dice Willingham. “Realmente no puedes tener ambos [sistemas de atención] activos al mismo tiempo, pero de alguna manera están vinculados”.

Si ambos sistemas no pueden estar activos al mismo tiempo y estamos pasando 10 horas al día en un sistema de atención, se nos plantea la pregunta: ¿qué es lo que le estamos haciendo a nuestros cerebros?

“Desde un punto de vista psicológico, estamos más preocupados por lo que nos hará a largo plazo”, dice el investigador. Las consecuencias no son totalmente conocidas, pero los neurólogos están seguros que la enorme cantidad de tiempo que usamos mirando nuestro teléfono, tendrá un efecto perjudicial a largo plazo.

La buena noticia es que algunas personas ya están autorregulando el uso excesivo de la tecnología. King comenta que recientemente abandonó Facebook después de darse cuenta de que estaba pasando demasiado tiempo en este sitio en sus momentos libres.

“He estado desarrollando una auto-conciencia recientemente sobre este uso excesivo”, dice. “Y estoy intentando frenarlo, pero es difícil.”

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestmail

Deja un comentario