¿Querés ser feliz? Entonces evitá estas 13 cosas

Todos queremos ser felices. Pero muchos no entienden que la felicidad no cae del cielo sino que uno tiene que procurar buscarla en su vida. Para ello, existen ciertos malos hábitos que hay que desterrar a toda costa. Si de verdad querés ser feliz, aquí te damos una lista de 15 cosas que jamás tenés que hacer:

1. Juntarte con personas tóxicas: Según una vieja regla, las cinco personas con las que pasás más tiempo son las que tendrán mayor efecto en quién sos como persona. Juntarse con gente negativa no hará más que minar tus suenos, dejarte sin energía y afectar tu felicidad. No dediques tiempo valioso a quienes te hacen mal.

2. Correr: hay gente que es impuntual por naturaleza, deja todo para último minuto y luego no hace más que correr y llegar tarde a todos lados. Esto puede terminar siendo muy estresante. Tomate tu tiempo para hacer las cosas, tratá de ser una persona organizada y cumplí horarios. Levantate un rato antes o salí de tu casa unos minutos antes de ser necesario. Pero evitá vivir a los apurones y disfrutá de lo que estás haciendo en cada momento.

3. Adicciones: Fumar y beber son las adicciones más comunes que debés evitar. También pasar mucho tiempo frente al TV en tu tiempo libre cuando podrías estar realizando actividades más saludables.

4. Enchufarse a las noticias: Estar conectado todo el día no es bueno. No existe necesidad de que tengas que conocer el último minuto de todo. Si hay algo importante que debas saber, te enterarás de todos modos. Establecé límites sobre el tiempo que le dedicas a consumir noticias.

5. Suprimir emociones: No manifestar lo que sentís y dejar que estos sentimientos sigan su curso dentro tuyo no es sano. Aprendé a comunicar tus emociones y a dejarlas luego atrás. Si estás enojado no lo ocultes, hablá, explicate y luego dejalo ir. Lo mismo ocurre con la tristeza.

6. Encerrase en cuatro paredes: Estar encerrado todo el día no es bueno. Durante aquellas horas en las que no tengas que estar trabajando, tratá de estar al aire libre y juntarte con gente. Las personas felices no pierden tiempo encerradas en cuatro paredes, sino que disfrutan la vida y saben estar en contacto con la naturaleza.

7. Tener demasiadas expectativas: A veces ponemos demasiadas expectativas en las personas, por lo cual es imposible que no terminen defraudandonos. Comprendé que no todos son iguales ni tienen la misma forma de pensar o hacer las cosas que vos.

8. Permanecer en un trabajo que odiás: Es difícil ser feliz cuando pasas más de 40 semanales en un trabajo que no te gusta. Es incluso más difícil ser feliz cuando no podés permitirse el lujo de dejarlo. Si esto es así, tomate un momento para pensar qué cosas sí te gustan de ese trabajo y dales más importancia. Si tenés la opción de dejarlo, hacelo ya mismo. La vida es corta.

9. Quejarse demasiado: A veces quejarse es totalmente aceptable y saludable. Puede ser buena dejar salir todo ese estrés y bajar algunos cambios. Pero quejarse constantemente nunca es bueno ni agradable para la gente que tenga que compartir su tiempo con vos.

10. Ser desordenado: Demasiado desorden dificulta tu vida y lograr paz mental. Las cosas materiales sólo deben adquirirse si son necesarias y una vez que las tengas deben seguir un orden dentro de tu casa. Aprendé a tirar o regalar las cosas que ya no necesites y mantené tu casa ordenada.

11. Ser rencoroso: Uno de los peores hábitos que pueden tenerse es aferrarse al rencor, sólo te obligará a quedar anclado en el pasado y no superar una situación. Entendé que la gente comete errores, que quizás está viviendo cosas difíciles y se la ha “agarrado” con vos. Aprendé a perdonar, de otro modo sólo te estarás lastimando a vos mismo.

12. Preocuparte por el futuro: Cuando ponemos toda nuestra atención en el futuro que terminamos olvidando el presente. Es bueno pensar en el futuro, ser previsor, pero no vivas pensando en situaciones que aún tenés por delante y que quizás no puedas controlar. No hay ningún impacto positivo de preocuparse por el futuro. Todo lo que podés hacer es disfrutar del paseo y confiar en que el universo se encargará del resto.

13. Tomar la vida demasiado seriamente: Al final vivimos, luego morimos y si hiciste bien las cosas, te divertirás a lo loco en el medio. Eso es la vida realmente. Sin embargo, a veces complicamos las cosas más de lo necesario o nos preocupamos por cuestiones que en realidad no tienen ninguna importancia. ¡Aprendé a divertirte!

Facebooktwitterredditpinterestmail

Deja un comentario