Construyen una impresionante iglesia submarina

El Cabo Fiolent, cerca de la ciudad de Sebastopol, guarda bajo sus aguas uno de los secretos de la península de Crimea: la construcción de la primera iglesia ortodoxa bajo el agua en el mundo.

Con el beneplácito de la Iglesia Ortodoxa Rusa, un grupo de buzos han colocado a veinte metros de profundidad una cruz, de tres metros, que se convertirá en la estructura fundamental de la futura iglesia de San Nicolás. Esta estructura, a imagen del ancla de un barco, está realizada en acero inoxidable y montada sobre hormigón armado.

Una fuente de la iglesia añadió que el templo submarino será una iglesia regular ortodoxa donde habrá iconos sagrados de acero inoxidable o piedra. Aunque se desconoce la fecha de finalización de las obras, que «dependerá de muchos factores», se espera que en un futuro atraiga a los turistas amantes del buceo.

Facebooktwitterredditpinterestmail

Deja un comentario