El secreto para controlar el “picoteo”

Chocolate guardado en el escritorio, un trozo de tarta que trajo una colega, patatas fritas por la noche: si uno pica durante todo el día, las calorías se van sumando. Si se desea trabajar en los hábitos alimenticios, lo mejor es llevar un diario de “picoteo”. De esta forma, es más simple entender qué se comió a lo largo del día y dónde conviene recortar el consumo.

También es importante no tener los dulces siempre a la vista y cerca (es decir, no tenerlos en el cajón del escritorio o sobre la mesita del televisor). Esto lleva a comer, especialmente en situaciones de estrés.

Los especialistas hablan de modificar hábitos individuales para limitar el picoteo. También ayuda no crear situaciones de picoteo o, al menos, hacerlo algo más difícil. No tener la alacena llena de chocolates, galletas y patatas fritas es un primer paso.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestmail

Deja un comentario