Cómo gastar tu dinero en forma inteligente

Seamos claros, tus gastos no son necesariamente los enemigos de tu seguridad financiera. Se trata de utilizar tu dinero sabiamente de modo de no caer en compras innecesarias y de adquirir solamente aquellas cosas que puedan hacer tu vida más rica, más saludable y mejorar el mundo que te rodea.

Sin embargo, esto no es tan sencillo. Muchas veces nos dejamos arrastrar por antojos que a la larga no nos agregan nada ni mejoran nuestro futuro. Por ello es fundamental tener en cuenta algunos consejos que te ayudarán a vivir bien sin comprometer tu seguridad económica a futuro. Éstos son solo algunos:

1. Esperá: Date un período de espera antes de realizar una compra. Esto es fundamental sobre todo respecto a Internet. La web hoy nos da la posibilidad de tener miles de bienes al alcance de nuestras manos. Y eso puede tener sus beneficios, pero también puede ser contraproducente para tu billetera. Para no arrepentirte luego de haber gastado tu dinero, cuando sientas que “necesitás” algo, esperá al día siguiente para enfriar la cabeza. Durante esas horas, muchas veces las cosas se acomodan y te das cuenta que en realidad lo tuyo fue sólo un arrebato. Pensá en otras alternativas que puedan satisfacer tus necesidades a menor costo y en lo que deberás renunciar a fin de mes a causa de esa compra que realizaste. Si pasado ese tiempo, seguís queriendo comprar ese par de zapatos o ese celular de última tecnología, adelante.

2. En tus gastos del mes, asegurá una suma para un fin solidario: Más allá de lo que te cueste ganar tu sueldo, todos tenemos una responsabilidad a la hora de mejorar el mundo que nos rodea. Sólo así podemos generar más oportunidades para todos e indirectamente beneficiarnos al vivir en una sociedad más justa, próspera y estable. En su libro “Salvar una vida”, Peter Singer asegura que si todos donáramos al menos un 5% de nuestro salario, podría erradicarse la pobreza mundial para siempre. Vale la pena intentarlo. Hay miles de organismos que esperan tu ayuda, y la mayoría de ellos te brindan todas las facilidades a la hora de realizar tu donación.

3. En efectivo: Tratá en lo posible de realizar tus compras en efectivo. Las tarjetas de crédito, débito, cheques, etc, no hacen otra cosa que hacerte pensar que el gasto no es real. Y recién cuando te llega la cuenta, comprendés el monto total de lo que gastaste en el mes. Gastar en efectivo te dará más control sobre tu dinero y te impulsará a ser más racional a la hora de realizar una compra.

4. Desafiate: Fijate cuánto tiempo podés pasar sin gastar dinero, más allá del absolutamente necesario. Buscá alternativas más baratas que cubran tus necesidades. Anda a la feria en lugar de ir a la vertudería, comprá al por mayor en el supermercado, caminá en lugar de ir al gimnasio, no uses el auto todo el día, reciclá. Si te ponés a pensar, la mayoría de las cosas de haces en el día tienen una alternativa mucho más económica.

5. Dejá de lado tus prejuicios: Muchas veces pensamos que si los bienes no son de primera marca, son de mala calidad. Pero generalmente esto no es así. Muchos productos son tan buenos como los más conocidos, sólo que sus marcas tienen mucho menos peso.

Lograr gastar inteligentemente y ahorrar a lo largo del año, tiene que ver con pequeños detalles a los que tenemos que prestar atención diariamente. Quizás en la semana, sólo hayas ahorrado unos pocos pesos, pero a fin de año, la suma total será mucho más superior si te comprometés y sos constante.

Facebooktwitterredditpinterestmail

Deja un comentario