Cada año 800.000 personas se suicidan en el mundo, una cada 40 segundos

Las cifras son abrumadoras y confirman que el suicidio es un fenómeno mundial que afecta a personas de todas las edades. Unas ochocientas mil personas se suicidan anualmente en el mundo, una cada 40 segundos, y entre los jóvenes, de 15 a 29 años, es una de las principales causas de defunción, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Publicado con motivo del día mundial de prevención del suicidio, que se celebra este 10 de septiembre, el organismo indicó que el número de países con estrategias para reducir el número de suicidios continúa siendo escaso, solo 38 de los 183 países miembros, por lo que es importante fortalecer estas medidas que permitirían reducir, en un 30% el número de muertos antes de 2030.

En los últimos 45 años, las tasas de suicidio aumentaron en un 60% a nivel mundial. Según la OMS, Guyana, Corea del Sur y Sri Lanka son los países con los porcentajes más altos de suicidios cada 100 mil habitantes, con tasas de 44,2, 28,9 y 28,8, respectivamente. Por su parte, los países con menor tasa de suicidio son Siria (0,4), Arabia Saudita (0,4), y Líbano (0,9).

La Argentina (10,3) se ubica número 66 en el ranking de 172 países con mayor tasa de suicidio, luego de Rumania (10,5) y seguida por la República Democrática del Congo (10,1).

De acuerdo con las Estadísticas Vitales del Ministerio de Salud de la Nación, en el país se producen más de 3 mil suicidios por año, y la Patagonia es la región del país con mayor tasa de suicidios, mientras que Cuyo registra la menor cantidad de casos.

A nivel mundial el porcentaje de suicidios varía considerablemente de un país a otro, entre 5 y 30 defunciones por cada 100.000 habitantes. La mayoría de las muertes, 79%, ocurren en países de bajos ingresos.

«A pesar de los esfuerzos realizados, a nivel mundial, aún se contabiliza un suicidio cada 40 segundos. Cada uno de ellos es una tragedia para la familia, amigos y colegas porque, a menudo, son evitables. Por este motivo la OMS lanza un llamamiento para que los países integren de forma permanente estrategias de prevención», declaró el director general del organismo, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

Los métodos de suicidio más comunes son el ahorcamiento, el envenenamiento, por medio de pesticidas, y las armas de fuego. La OMS afirmó que la manera más eficaz para reducir los casos es limitar el acceso a los medios que se utilizan para suicidarse. También la sensibilización de los jóvenes a través de los medios de comunicación o la intervención, de forma precoz, en el caso de personas a riesgo.Muchos suicidios tienen lugar de manera impulsiva

En los países con ingresos altos la relación entre suicidio y trastornos mentales está claramente definida. Numerosos suicidios tienen lugar de manera impulsiva o en un momento en que la persona no consigue hacerle frente al estrés, a los problemas financieros, a problemas de orden sentimental, una enfermedad o al dolor crónico, afirmó la OMS.

El suicidio es el resultado de un mundo cada vez más individualista donde, durante las últimas décadas, la cohesión social ha disminuido notablemente. Además, cada vez es mayor el número de personas que viven en la más absoluta soledad, sin soporte social o familiar, que corren el riesgo de recurrir al suicidio, precisó la OMS.

Para los expertos de la OMS, son importantes tanto las acciones colectivas como las individuales que permitan establecer un clima de confianza que facilite la detección precoz de los comportamientos suicidas que pueden mostrar personas con trastornos mentales o comportamentales, como ocurre en el caso de los alcohólicos.

La diferencia entre hombres y mujeres que recurren al suicidio es mayor en los países industrializados, los hombres se suicidan tres veces más que las mujeres, mientras que en los países en desarrollo no existe casi diferencia entre ambos sexos. Entre las causas citadas por los expertos están la disminución de la cohesión social y el declive de la familia, factor de contención y soporte.

Para prevenir el suicidio convendría mejorar la calidad de las bases de datos y registrar a tiempo las muertes. También es importante el seguimiento de las personas con tendencia suicida. Sólo 80 países de los 183 que cuenta la OMS poseían bases de datos de calidad, en 2016, advierte la OMS.

En los adolescentes:

En referencia al suicidio adolescente, el organismo describió que “la psicoeducación en escuelas es altamente efectiva según estudios; esto tiene que ver con la educación sobre consumo de sustancias pero también con generar contextos donde poder identificar síntomas o donde el adolescente se sienta seguro para poder expresar sus traumas”.

El trabajo con el acoso escolar y también sobre el estigma de enfermedades mentales es, explicó la psiquitatra, una tarea fundamental de prevención.

En junio pasado, UNICEF difundió el informe “Suicidio en la adolescencia. Situación en la Argentina”, en el que detallaba que “los casos de suicidio en la adolescencia se triplicaron en los últimos 30 años”.

La cifra ascendió a 12,7 cada 100.000 adolescentes entre los 15 y los 19 años, y hoy constituye la segunda causa de muerte en la franja de 10 a 19 años; en tanto que “las tasas de mortalidad autoprovocada entre 2015 y 2017 en las provincias de Salta, Catamarca, Jujuy, son 10 veces más altas que las tasas en el resto del país”.

En relación a la tarea pendiente, UNICEF identificó que a nivel nacional “el procedimiento de registro de las muertes por suicidio aún es deficiente”.
“Es necesario conectar los certificados de defunción con las historias clínicas, de manera de mejorar los datos sobre causa de muerte, y crear un registro electrónico unificado con distribución de la información para los diferentes organismos, respetando los criterios éticos de confidencialidad, anonimato y fuertes normas de resguardo de la información”, concluyó el organismo.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestmail

Deja un comentario