Cómo viajar con tu perro, vayas donde vayas

Las vacaciones de verano ya están aquí, para algunos se encuentran a la vuelta de la esquina para todos, perros incluidos, por esto estamos ante una una ocasión ideal para compartir una guía de consejos a fin de que los desplazamientos sean como un paseo para estos peludos amigos.

Hace unos años, viajar con perros era una tarea más que complicada, especialmente por el alojamiento, algo que ha ido normalizándose gracias a los cambios en la oferta hotelera, que cada vez tiene más en cuenta el valor que dan los clientes a poder disfrutar de unos días de descanso junto a sus mascotas.

Junto con los hoteles, los medios de transporte, como aviones, trenes o barcos, se han sumado al esfuerzo de crear espacios adaptados a los animales de compañía y, aunque esto ha hecho un poco más fácil la vida de sus propietarios, también ha dado lugar a una nueva preocupación: que las mascotas viajen de la manera más cómoda posible.

Claves para viajar con tu perro a cualquier parte

Para lograrlo, hay que tener en cuenta algunas cuestiones a la hora de viajar con perros, desde las condiciones del territorio nacional, hasta los requisitos legales necesarios para salir a conocer mundo.

En primer lugar, recordá la importancia de tener al día la cartilla de vacunaciones, algo de lo que se debe estar pendiente a lo largo del año pero que, en cualquier caso, es fundamental para evitar contratiempos durante las escapadas.

Quienes viajen al extranjero deben contar, además, con un pasaporte de animales de compañía, que se puede gestionar cómodamente con el veterinario habitual, así como consultar las condiciones concretas del país de destino en la embajada correspondiente.

Una vez arreglada la documentación de nuestros canes, el siguiente paso es consultar las condiciones del medio de transporte elegido, y es que en algunos casos hay restricciones de peso o tamaño que conviene conocer antes de hacerse con los billetes.

En algunos países los trenes permiten transportar un perro por pasajero, eso sí, siempre deben hacerlo “en un bolso o contenedor adaptado y sujeto a unas medidas máximas”.

Los perros también pueden viajar cómodamente junto a sus propietarios si el desplazamiento se hace en avión, siempre y cuando se trate de animales pequeños y vayan en trasportín, con precios que dependen de la aerolínea y la duración del vuelo.

El barco también puede ser una buena opción, especialmente si el destino elegido son las islas. En este caso, los perros siempre deberán viajar en espacios especialmente habilitados, con la ventaja de que las navieras suelen aceptar razas de mayor tamaño, y establecen horarios de visita para darles de comer y pasar un rato junto a ellos.

En las embarcaciones de recreo, es fundamental disponer de un chaleco salvavidas para perros, instalar una red de borda y, por encima de todo, no perderlos nunca de vista.

Finalmente, la alternativa más popular, el coche, también tiene una serie de condicionamientos, como disponer de un sistema de sujeción adecuado, y utilizar un trasportín, que se debe situar en el maletero o en el suelo del vehículo, en función del tamaño del animal. Estos y otros accesorios, para cualquier tipo de mascota, se pueden encontrar fácilmente en tiendas especializadas y en distribuidores “online”.

La principal ventaja de utilizar un vehículo propio es la libertad, y es que hace mucho más sencillo mantener el contacto con las mascotas y hacer que disfruten del viaje tanto como los dueños.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestmail

Deja un comentario