Tiene un cáncer terminal y escribe sus memorias para que su hijo no la olvide

Rachael Bland, una mujer de 39 años, sufre de cáncer terminal y dedica sus últimos días de vida a escribir sus memorias para que su hijo, de tan sólo cuatro años, pueda recordarla en un futuro.

En 2016, a Rachael le descubrieron un tumor en una mama. En ese momento, se sometió a quimioterapia, radioterapia y hasta una mastectomía pero, hace dos meses, descubrió que la enfermedad se había extendido y era incurable.

La mujer, que trabaja como presentadora en la BBC, aseguró que no tiene miedo de morir pero sí de dejar a su marido y a su hijo. “Cuando me llamaron, corrí a atenderlo sabiendo que no sería bueno. El resultado de la biopsia muestra que el mismo cáncer ha vuelto y está en la piel. Miré a mi hijo (Freddie), que jugaba inocentemente en el patio, y mi corazón se rompió”, declaró en una entrevista.

Al enterarse de la triste noticia, Rachael comenzó a hablar sobre el tema a través de un blog personal que lleva el nombre “Big C. Little me“, en el que describe su lucha contra la enfermedad. “Lo escribo para él, para que cuando sea adulto tenga algo a donde encontrarme. No está en una edad en la que pueda recordar demasiado sobre mí, así que quise dejar todo escrito, con mis palabras, para que tuviese una idea de quién soy, de mi sentido del humor”, confesó emocionada.

A pesar de todo, Bland no pierde su fuerza y sigue ideando sus proyectos: está interesada en publicar un libro con todas sus memorias, que se titulará “Para Fred”. Su gran ilusión es que el escrito incluya consejos para encontrar la felicidad y armar una carrera, así como también anécdotas personales, como el día en que ella conoció a Steve, su marido.

A través de su cuenta de Twitter, Rachael también publica mensajes alentadores que poco dejan ver la tristeza que debe estar viviendo: “No pregunté cuánto tiempo tengo porque no quiero tener un número en mi cabeza con el que hacer una cuenta regresiva. Quisiera que se empiece a hablar sobre el cáncer, así la gente puede dejar de estar tan asustada. Incluso mientras se lucha contra un diagnóstico terminal pueden salir cosas buenas y aun se puede vivir y disfrutar de la vida”.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestmail

Deja un comentario