¿Sabías que la pereza es contagiosa?

Seguramente te ha pasado que traes toda la pila para realizar alguna actividad con alguien y de pronto esa persona te dice que tiene fiaca y que mejor te cambia el plan por algo más relax como ver una peli en casa o preparar algo de cenar…

Pues bien, según un estudio realizado por los investigadores Jean Daunizeau y Marie Devaibe, del Instituto del Cerebro y de la Médula Espinal de París, todos copiamos rasgos de personalidad de manera inconsciente, por lo que la pereza, la prudencia y la impaciencia funcionan a modo espejo.

Para llegar a esta conclusión, 56 voluntarios participaron en un juego de economía en el que debían tomar decisiones basadas en riesgo, retrasos o esfuerzos. Los voluntarios eran testigos de las respuestas y acciones del resto de los participantes, aunque estos eran ficticios y fueron creados “basándose en algoritmos de inteligencia artificial en los que los rasgos de prudencia, paciencia y pereza habían sido calibrados previamente”.

Tras analizar los resultados, los investigadores identificaron dos tipos de tendencias cognitivas que los participantes no tenían conocimiento:

1. Los participantes creían de forma errónea que sus actitudes coincidían con las de los otros.

2. La actitud de una persona en una determinada circunstancia cambia en sintonía con el entorno, lo que demuestra el poder de la influencia social.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestmail

Deja un comentario