Rod Stewart vuelve con “Another Country”

La inconfundible voz ronca está de vuelta. Rod Stewart decidió, tras cumplir 70 años, repasar todo el espectro de su meteórica carrera, que ya dura más de cinco décadas.

Durante mucho tiempo “el mejor cantante de soul blanco” (en palabras de James Brown) dejó de editar composiciones propias, hasta su regreso con un álbum en 2013. Con el disco que se estrena este viernes, titulado “Another Country”, serán ya 29 trabajos publicados, una carrera artística impresionante y llena también de quiebres.

“Escribir buenas canciones es únicamente posible si uno es verdaderamente honesto a esa causa”, afirma el londinense que ha vendido más de 200 millones de discos.

En “Another Country” se ve de forma más clara que nunca la esencia del “trovador moderno con un ojo sin igual para fijarse y narrar esos pequeños detalles en torno a los que gira la vida”, como lo definió la revista “Rolling Stone”.

A estas alturas, Stewart no necesita cuidar una imagen prefabricada hecha a medida de la industria musical, y lo que parece es que el artista ha querido que hable por sí misma su mezcla personal de baladas de rock, folk y soul.

Las canciones, coproducidas con Kevin Savigar, son en su gran mayoría alegres y sin pretensiones. Nada más comenzar, unos minutos en los que suenan un violín, una mandolina y unas voces exuberantes introducen el corte “Love is”, una canción que bebe de la música celta e irlandesa y que libera auténticas endorfinas de buen humor.

“Please”, que recuerda a la época blues-rock del artista, es algo más terrenal. La experimentación viene con la canción “Love and Be Loved”, donde la banda coquetea con ritmos y sonidos más propios del reggae, y con las trompetas y la percusión militares del tema que da nombre al disco, de temática anti belicista, en el que un joven soldado alejado de su patria echa de menos a su amada.

La canción más íntima del disco es “Batman Superman Spiderman”, una suerte de canción de cuna para su hijo más pequeño Aiden, en la que el padre refleja su propia juventud.

Facebooktwitterredditpinterestmail

Deja un comentario