Esto podés hacer para detener el calentamiento global

Es una realidad: Mientras esperamos que los gobiernos del mundo se pongan de acuerdo y tomen acciones contundentes, los glaciares se están derritiendo, el nivel del mar aumenta, las selvas se están secando y la fauna y la flora lucha para seguir este ritmo.

Cada vez es más evidente que los humanos han causado la mayor parte del calentamiento del siglo pasado, mediante la emisión de gases que retienen el calor, para potenciar nuestra vida moderna. Llamamos gases de invernadero y sus niveles son cada vez más altos, ahora y en los últimos 65.000 años.

Llamamos al resultado calentamiento global pero está provocando una serie de cambios en el clima de la Tierra o patrones meteorológicos a largo plazo que varían según el lugar. Conforme la Tierra gira cada día, este nuevo calor gira a su vez recogiendo la humedad de los océanos, aumentando aquí y asentándose allá. Está cambiando el ritmo del clima al que todos los seres vivos nos hemos acostumbrado.

¿Qué haremos para ralentizar este calentamiento? ¿Cómo vamos a sobrellevar los cambios que ya hemos puesto en marcha? ¿Qué podemos hacer desde nuestros hogares y nuestras costumbres para ayudar al planeta? Aquí algunos cambios que podés concretar:

La mayoría de las emisiones de los hogares son de combustibles fósiles quemados para generar electricidad y calor. Utilizando más eficientemente la energía en casa, Podés reducir tus emisiones y bajar el costo de tu recibo de energía eléctrica en más del 30%. Además, debido a que la agricultura es responsable de casi una quinta parte de las emisiones de gas de invernadero, podés reducir tus emisiones simplemente poniendo atención a lo que comés.

Reemplaza las lámparas incandescentes regulares con lámparas fluorescentes compactas (lfc)
Las LFCs usan 60% menos energía que una lámpara regular. Este simple cambio ahorrarás 300 libras de dióxido de carbono al año. Las CFL se venden en la mayoría de los supermercados.

Mové tu termostato 2°F hacia abajo en invierno y 2°F en verano
Casi la mitad de la energía que utilizan nuestras casas se va a los aires acondicionados. Podés ahorrar hasta 2000 libras de dióxido de carbono al año con este pequeño ajuste. Limpiá o reemplazá los filtros en tu horno y en tu aire acondicionado. Limpiar un filtro de aire sucio puede ahorrar 350 libras de dióxido de carbono por año.

Instalá un termostato programable
Los termostatos programables bajarán automáticamente el nivel del aire acondicionado en la noche y lo subirán de nuevo por la mañana. Estos pueden ahorrar una suma considerable por año en tu recibo de energía eléctrica

Elegí aparatos electrodomésticos eficientes cuando realices nuevas compras
Busca la etiqueta Energy Star en tus nuevos electrodomésticos para elegir los modelos más eficientes. ¡Si cada hogar en los Estados Unidos reemplazara sus equipos electrodomésticos con los modelos disponibles más eficientes, se eliminarían 175 toneladas de dióxido de carbono cada año!

Colocá aislamiento térmico a tu calentador de agua
Ahorrarás 1000 libras de dióxido de carbono al año con esta simple acción. Podés ahorrar otras 550 libras por año colocando el termostato no más arriba de los 120 grados Fahrenheit.

Utiliza menos agua caliente
Se utiliza mucha energía para calentar agua. Podés usar menos agua caliente instalando una regadera de baño de bajo flujo (350 libras de dióxido de carbono por año) y lavar tu ropa en agua fría o tibia en lugar de agua caliente (500 libras ahorradas por año)

Utiliza un tendedero en lugar de la secadora cuando sea posible
Podés ahorrar 700 libras de dióxido de carbono cuando utilizas el aire para secar tu ropa durante 6 meses del año.

Apaga los equipos electrónicos que no estés usando
Simplemente apagando tu televisión, reproductor de DVD, estéreo y computadora cuando no los estés utilizando ahorrará miles de libras de dióxido de carbono al año.

Desconecta los equipos electrónicos de los contactos cuando no los utilices
Aún cuando están apagados, aparatos como secadoras de cabello, cargadores de teléfonos celulares y televisores utilizan energía. ¡De hecho, la energía utilizada para los relojes de la pantalla y los chips de memoria trabajando equivalen al 5% del consumo total de energía doméstica y emiten 18 millones de toneladas de carbono a la atmósfera cada año!

Utiliza tu lavaplatos solo cuando haya una carga completa y usa el modo de ahorro de energía.
Podés ahorrar 100 libras de dióxido de carbono por año

Colocá aislamiento térmico a tu casa.
Aislar apropiadamente tus paredes y techo puede ahorrarte el 25% de tu recibo de energía eléctrica y 2000 libras de dióxido de carbono al año. Sellar y tapar orificios alrededor de las puertas y ventanas puede ahorrarte otras 1700 libras por año.

Asegurate de reciclar en casa
Podés ahorrar 2400 libras de dióxido de carbono al año reciclando la mitad de la basura que tu hogar genera.

Compra productos de papel reciclado
Se utiliza menos del 70 al 90% de energía para fabricar papel reciclado y previene la pérdida de los bosques.

Plantá un árbol
Un solo árbol absorberá una tonelada de dióxido de carbono en su tiempo de vida. La sombra que proveen los árboles puede también ayudar a reducir tu recibo de energía eléctrica en un 10 a 15%.

Comprá alimentos producidos localmente
En promedio los alimentos en los Estados Unidos viajan 1200 millas desde la granja hasta la cocina donde se preparan. En otros países ocurre algo similar. Comprando productos locales se ahorrará combustible en transporte y mantendrá el dinero en tu comunidad.

Compra alimentos frescos en lugar de congelados
La comida congelada utiliza 10 veces más energía para producirla.

Compra alimentos orgánicos lo más posible.
Los suelos orgánicos capturan y almacenan dióxido de carbono a niveles mucho más altos que las granjas convencionales. Si nosotros produjéramos nuestro maíz y frijol orgánicamente, removeríamos 580 mil millones de libras de dióxido de carbono de la atmósfera.

Evita los productos con empaques pesados.
Podés ahorrar 1200 libras de dióxido de carbono si disminuyes tu basura en 10%.

Come menos carne
El metano es el segundo gas de invernadero más significativo y las vacas son uno de los más grandes emisores de metano. Su dieta de pasto y sus múltiples estómagos las hace producir metano, el cual exhalan con cada respiración.

 

CÓMO REDUCIR TU IMPACTO CUANDO TE MOVÉS
Casi un tercio del dióxido de carbono viene de nuestros automóviles, camiones y aviones. Aquí están algunas cosas simples y prácticas que podés hacer para reducir la cantidad de dióxido de carbono que produces cuando viajas.

Podés reducir el número de kilómetros que manejas caminando, andando en bicicleta, compartiendo tu automóvil o utilizando el transporte público cuando sea posible. ¡Evitando solo 10 millas de manejo cada semana eliminaría cerca de 500 libras de emisiones de dióxido de carbono al año!

Compartí tu vehículo con tus compañeros de trabajo o de clases.
Compartiendo un transporte con alguien solo 2 días a la semana reducirá las emisiones de dióxido de carbono en 1590 libras en un año

Mantené tu automóvil bien afinado
El mantenimiento regular ayuda a mejorar la eficiencia en el consumo de combustible y reduce las emisiones. Con solo el 1% de los propietarios de los vehículos que los mantienen adecuadamente, casi mil millones de libras de dióxido de carbono son mantenidas fuera de la atmósfera.

Revisar las llantas de tu automóvil para asegurarte que están infladas apropiadamente.
Una cantidad de aire apropiada en las llantas de tu automóvil mejorará el rendimiento del combustible en más del 3%. Ya que cada litro de gasolina ahorrado mantiene 5 libras de dióxido de carbono fuera de la atmósfera, cada incremento en la eficiencia del combustible hace la diferencia.

A la hora de comprar un vehículo nuevo, elige uno con consumo más eficiente de combustible
Podés ahorrar 3,000 libras de dióxido de carbono cada año si tu nuevo automóvil rinde solo 3 millas más por galón de combustible (3.78 litros) que el actual. ¡Podés obtener 60 millas por galón (25.54 kilómetros por litro) con un auto híbrido!.

Prueba el trabajo desde casa (teleconmutación o teletrabajo)
La teleconmutación o trabajo desde casa te ayuda a reducir drásticamente el número de kilómetros que viajas cada semana.

Vuela menos
Los viajes por avión producen enormes cantidades de emisiones, de manera que recudiendo el número de vuelos incluso uno o dos viajes por año pueden reducir tus emisiones significativamente.

 

APOYA EL CAMBIO LOCAL, NACIONAL E INTERNACIONALMENTE
Tus acciones para reducir el calentamiento global pueden extenderse más allá de las reducciones de emisiones que hagas de manera personal. Todos tenemos influencia en nuestras escuelas, centros de trabajo, empresas y sociedad de la forma en que hacemos compras, invertimos, tomamos acciones y votamos. Aquí hay algunas formas en las que Podés tener un efecto positivo sobre el calentamiento global.

Fomenta en tu escuela o empresa la reducción de emisiones
Podés extender tu influencia positiva sobre el calentamiento global más allá de casa persuadiendo de manera activa a otros a tomar acción.

Unite a la marcha virtual
La Marcha Stop Global Warming (Detengamos el Calentamiento Global) es un esfuerzo sin fines políticos para unir a los ciudadanos preocupados por el calentamiento global. http://www.stopglobalwarming.org

Fomenta el cambio hacia energías renovables
El combate exitoso del calentamiento global requiere una transición hacia fuentes de energía renovables tales como la solar, el viento y la biomasa. Estas tecnologías están listas para ser implantadas más ampliamente pero las barreras regulatorias lo impiden.

Protege y conserva los bosques del planeta
Los bosques juegan un papel crítico en el calentamiento global: ellos almacenan carbón. Cuando los bosques son quemados o deforestados, su carbón almacenado es liberado hacia la atmósfera – la deforestación hoy implica cerca del 20% de las emisiones cada año.

Considera el impacto de tus inversiones
Si inviertes tu dinero, deberías considerar el impacto que tus inversiones y ahorros tendrán sobre el calentamiento global. Podés aprender más sobre cómo asegurarte que tu dinero se está invirtiendo en compañías, productos y proyectos dirigidos sobre asuntos relacionados sobre el cambio climático.

Mantené tu ciudad Fría
Si tienes la posibilidad de tomar acciones en tu ciudad, realiza propuestas encaminadas al ahorro de energía, mejora del transporte y cuidado del ambiente.

Exigí a tus representantes que actúen.
Exigí a tus gobernantes que impulsen legislaciones encaminadas a lograr el ahorro de energía, cuidado de los bosques, mejora de transportes y abatimiento de la contaminación ambiental. Vota por los candidatos que promuevan iniciativas serias para proteger el medio ambiente.

Que tu voz sea escuchada.
Practica, impulsa, fomenta, pide, exige y sobre todo realiza acciones encaminadas al cuidado del ambiente. Escribe, habla, publica y vota sobre asuntos relacionados con el calentamiento global.

Facebooktwitterredditpinterestmail

Deja un comentario