El músico brasileño Gilberto Gil cumple 75 años

Gilberto Gil nació el 26 de junio de 1942 en Salvador, Bahía, noreste de Brasil. Hijo de José Gil Moreira, un médico, y de Claudina Passos Gil Moreira, maestra de escuela primaria. Pasó gran parte de su infancia enItuaçu, un pequeño pueblo en el sertão de Bahía. Siendo niño asistió a una escuela de los Hermanos Maristas de la escuela y después se traslada a Salvador para hacer la secundaria.

Elis Regina cantó algunas melodías suyas y en 1966 apareció su primer disco, Louvação. Su colaboración con Caetano Veloso y otros cantantes del movimiento Tropicalia le sitúa en la canción brasileña más vanguardista. Así se denominó el movimiento musical que, en los años 60, cuyo contenido social fue perseguido por los militares brasileños y le terminó empujando al exilio en Londres, entre los años de 1969 y 1972.

La cantante Gal Costa, María Bethania y el propio Caetano fueron los compañeros de aventura musical que tuvo Gilberto Gil, cuatro años después, cuando sus intereses se orientaron hacia la búsqueda de raíces culturales. A la aparición del álbum Doce bárbaros que grabó con ellos, siguieron en su currículum unos trabajos fonográficos en los que buscaba esencias dentro del reggae y las percusiones afro. Rafavela , Refestança (grabado con Rita Lee Jones), Nightingale y Realce fueron el resto de las referencias fonográficas que Gilberto Gil editó en los años 70.

Después, llegaron, entre otras, Um banda um, Raça Humana, Estoy loco por ti, América y O eterno Deus mu dança, antes de que la complicidad artística que conserva con Caetano Veloso se viera reeditada en Tropicalia 2. En los años noventa edita Realce.

En 2003, fue nombrado ministro de Cultura de Brasil por el presidente Luiz Inácio Lula da Silva. Después de cinco años ejerciendo el cargo, Gil volvió en 2008 a los escenarios.

Su cuarta esposa es Flora Nair Giordano Gil Moreira. La pareja tuvo cinco hijos, uno de ellos murió en un accidente de coche en 1990.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestmail

Deja un comentario