¿Las mujeres son tan infieles como los hombres? Esto responde un estudio

La infidelidad es tan antigua como el concepto de pareja. Y si bien siempre ha estado asociada al sexo masculino, ahora la ciencia nos asegura que tenemos que empezar a abolir este prejuicio.

En efecto, un informe elaborado por el Instituto Francés de Opinión Pública (IFOP) en el 3.406 mujeres han respondido a una encuesta, se pone de manifiesto que una de cada tres féminas ha sido infiel en algún momento de su vida.

En esta misma investigación, además, quedaba demostrado que la infidelidad femenina, al menos la confesada, es un fenómeno al alza.

Eso es lo que se desprende de la publicación “Les Françaises et l’infidélité féminine à l’heure des sites de rencontre” en la que, realizando un seguimiento sobre los datos históricos de adulterio en el país galo, se puede ver cómo, a diferencia de lo que ocurría en 1970, cuando sólo un 10% de ellas reconocía haber mantenido relaciones fuera de la pareja, y también en comparación con el 24% que admitía haber sido adúltera en 2001, el actual porcentaje de mujeres infieles alcanza ya el 33%.

Mucho más morbosos son los datos que hablan de cuántas mujeres estarían siendo infieles en el mismo momento de participar en la encuesta, situándose éstas en el cuatro por ciento, cifra que asciende hasta el 16% si miramos el total de mujeres que habría sido infiel en al menos una ocasión desde que comenzase a salir con su actual pareja.

Quizás el dato más perturbador es el que indica que el 23% de las encuestadas admite que caería en la tentación si se le garantizara de antemano que nadie se enteraría nunca del affaire.

Echando un vistazo a los pormenores del estudio, se puede observar cómo el ambiente de las grandes ciudades se revela como el más proclive a la hora de generar infidelidades. Así lo confirman el 30% de las mujeres censadas en una gran ciudad, quienes confiesan haberse sentido tentadas por un tercero. Porcentaje que desciende al 25 cuando las que responden son las que viven en localidades con un menor índice de población.

De la misma manera, aquellas mujeres que gozan de estudios universitarios, concretamente cuatro de cada diez con un título de educación superior, reconoce que podría llegar a ser infiel en un momento dado. Dato que se rebaja hasta las tres de cada diez entre las que no han accedido a la universidad.

En cuanto a las causas de la infidelidad, el 62% de las mujeres indicaron que el aspecto físico es un factor determinante, el 55% cree que podría ser infiel a su pareja si la aparición de otro hombre fuera capaz de despertar algún tipo de sentimiento en ellas y la mitad del total de las encuestadas, en el caso de que su pareja oficial cayera en una dejadez manifiesta hacia su persona.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestmail

Deja un comentario