Motivos para dejar de usar tu automóvil

En todo el mundo, la gente siente que el automóvil no es sólo un medio de transporte sino también un símbolo de las aspiraciones de una buena calidad de vida y hasta una muestra de poder. Pero esa época se está acabando en muchos países, porque el modelo de un auto por persona hoy es imposible de sostener muchas ciudades, en términos de igualdad, de costo económico, de sustentabilidad ambiental y hasta de salud.

Y es que estamos pasando por uno de los periodos más críticos de contaminación ambiental en la historia del planeta, más allá de que últimamente se está volviendo imposible y tedioso manejar en las calles de nuestra ciudad. De modo que si a la amenaza ambiental constante le sumamos el estrés que ocasiona el tráfico, el aumento en las tarifas de la nafta, los accidentes cada día más frecuentes y la sedentarización que pone en riesgo nuestra salud, resulta que el uso indiscriminado del automóvil se convierte en una pésima idea.

Estas son sólo algunas razones que te convencerán de dejar de ser un conductor de tiempo completo. No, no te estamos pidiendo que nunca más utilices tu auto, sino que lo hagas sabiamente, es decir, cuando verdaderamente lo necesites. Lo importante es darte cuenta de que no lo necesitas tanto como creías.

1. Reducirás enormemente tu huella ambiental

El CO2 es uno de los principales responsables del cambio climático, y los automóviles son sus principales emisores. Reducir tus horas de manejo pueden hacer una gran diferencia en el medio ambiente, sobre todo si te interesa el mundo que le vas a dejar a tus hijos. ¿Crees que eres una sola persona y lo que hagas no cuenta? Nunca olvides el poder de que tus acciones inspiren a otros.

2. Dejarás de llegar tarde

Cuando dependemos del automóvil para transportarnos, estamos en manos de la contingencia. Un choque, un embotellamiento o cualquier otra eventualidad pueden retrasarnos sin que podamos hacer nada. Utilizar medios de transporte alternativos como la bicicleta, o directamente caminar unas cuadras, te puede librar de todos esos problemas. A eso sumale el tiempo que pasás dando vueltas buscando un lugar para estacionar, y la conclusión es evidente.

3. No arriesgarás tu vida

Los accidentes de automóvil son una de las primeras causas de muerte a nivel internacional. Se calcula que cerca de 1.24 millones de personas en el mundo mueren al año debido a un accidente automovilístico, esto es, cerca 3 mil 400 personas por día. Por otro lado, el caos que provocan las motos que no respetan las señales de tránsito o las bicicletas que no respetan los semáforos, aumentan considerablemente el riesgo de que con tu coche provoques un accidente. ¿Todavía no logramos convencerte? A ver qué te parece la siguiente razón:

4. Ahorrarás

Según el Banco Mundial, las personas gastan cerca de 150 mil pesos al año en el mantenimiento de sus automóviles, algunas incluso mucho más. Si sumamos servicios, refacciones, verificaciones, multas, nafta, estacionamiento, etc., podemos darnos una idea hacia dónde se está yendo nuestro dinero y lo que podés ahorrar al mes.

5. Mejorará tu salud

El automóvil promueve el sedentarismo pues las personas pasan mucho tiempo, a veces horas, sentadas al volante con las piernas inmóviles, lo que aumenta el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares y metabólicas.  Por otro lado, está comprobado que caminar evita el Alzheimer, la depresión, la ansiedad y el agotamiento mental. Padecimientos que la mayoría de los automovilistas presentan por los altos niveles de estrés y la segregación de cortisol, una hormona esteroidea que a largo plazo puede ocasionar los padecimientos antes mencionados.

¿Te imaginas comenzar el día peleando y terminarlo igual? No, eso no es normal, existe otra vida allá afuera, afuera del auto. Den le un voto de confianza a la bicicleta, a caminar o a combinar sus viajes con el colectivo. Y si les parece que está en muy mal estado, pues no nos quedemos callados, exijamos un mejor sistema de transporte público. Sólo así nos podremos librar de la mala vida que ofrece el automóvil. Caminar, usar bicicleta o transporte público te obliga a moverte y a ejercitarte. Y tu salud lo agradecerá.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestmail

Deja un comentario