Los que toman agua, pesan menos

La forma en que nos hidratamos también influye en la masa corporal que tenemos, por eso, a la hora de hacer una dieta, el agua se torna indispensable, y no se trata de tomar un poco, sino, los litros necesarios.

Una investigación realizada en Estados Unidos, con casi 10.000 personas, indica que, aunque no se note demasiado, la hidratación tiene un impacto sobre nuestro peso, al medir índice de masa corporal (IMC), que es el cálculo de la grasa corporal basado en la estatura y el peso.

“Los que no estaban hidratados de forma adecuada tenían un IMCmayor que los que estaban hidratados adecuadamente”, dijo la líder del estudio, la doctora Tammy Chang, profesora asistente de medicina de familia en la Facultad de Medicina de la Universidad de Michigan, en Estados Unidos.

Además, las personas que bebían demasiada poca agua tenían un 50% más de probabilidades de ser obesas que las que consumían suficiente, según el estudio.

“Una dieta que incluya más agua, tanto si es una bebida como el agua presente en la fruta y la verdura, se asocia con un peso más saludable”, explica Connie Diekman, directora de nutrición universitaria en la Universidad de Washington, en Estados Unidos.

Para el estudio, la ingesta de agua se evaluó como adecuada o inadecuada basándose en muestras de orina proporcionadas por la Encuesta Nacional de Examen de Salud y Nutrición de Estados Unidos de 2009-2012. Los casi 10.000 participantes tenían una edad comprendida entre los 18 y los 64 años, y casi un tercio tenían una hidratación inadecuada, halló el estudio.

En general, los adultos que estaban suficientemente hidratados tenían un IMC promedio de 28, y los que fueron calificados como no suficientemente hidratados, de 29. (Un IMC de 25 se considera sobrepeso; 30 es obesidad).

“Podría ocurrir que las personas que son obesas tienen conductas que hacen que no estén hidratadas”, dijo Chang. Por ejemplo, podrían comer cuando en realidad están sedientos.

Asimismo, beber suficiente agua también podría hacer que las personas se sintieran más llenas, planteó Diekman, así que comen menos y no aumentan de peso en exceso. O alguien que esté hidratado adecuadamente podría comer una dieta general saludable, indicó.

¿Cómo sabemos si estamos bien hidratados? Chang sugiere un simple medida para evaluar la hidratación: “Solo digo: mire su orina”, dijo. “Si su orina es muy ligera, como el agua, sabrá que está tomando la suficiente agua. Si es amarilla oscura, eso significa que probablemente necesite más agua”.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestmail

Deja un comentario