Los beneficios y la receta del mejor hummus del mundo

El hummus se trata de un popular plato a lo largo y ancho de todo Oriente Medio, incluidos Israel, Líbano, Palestina, Turquía, Grecia, Siria, Armenia y Chipre que ahora causa un gran furor en Occidente. ¿Querés conocer sus principales ventajas?

El hummus se trata de una pasta de garbanzos con jumo de limón, pasta de semillas de sésamo, conocida como tahini, y aceite de oliva, puede ir acompañada de ajo, pimentón, aceitunas, pan de pita o vegetales frescos. Existen múltiples variantes como el hummus griego, de lentejas, de remolacha, de aguacate, tunecino, italiano o ranchero. La buena noticia es que además de delicioso, conlleva muchos beneficios para tu salud.

El hummus tradicional es rico en minerales esenciales como potasio, fósforo, magnesio, calcio, hierro y zinc. También proporciona vitamina A, vitamina B1, vitamina B2, vitamina B3, vitamina B6 y ácido fólico, es una gran fuente de proteínas de origen vegetal y aporta un valioso contenido de fibra a tu plato. Otro de sus beneficios destacados es la presencia de ácidos grasos esenciales sin colesterol dañino. A continuación, repasamos las principales ventajas de este plato.

Beneficios del hummus para tu salud

Efectos antidepresivos: Comer hummus genera serotonina, la hormona de la felicidad. Según una investigación llevada a cabo por científicos israelíes la causa del estado de bienestar que causaba un plato de hummus regado con aceite de oliva y salpicado con pimentón a los consumidores es que contiene un aminoácido conocido como triptofeno. Por tanto, se trata de un alimento muy beneficioso en situaciones de estrés, irritabilidad, nerviosismo y falta de sueño.

Buena digestión: Es una potente fuente de fibra y que contribuye a mantener un sistema digestivo saludable, regular las evacuaciones intestinales y aliviar el estreñimiento. También aporta volumen a la dieta y mantiene el apetito satisfecho debido a sus propiedades saciantes.

Huesos fuertes: El hummus rico en proteínas también es un excelente alimento para tus huesos dada la presencia de calcio, zinc, cobre, fósforo, magnesio y selenio, que ayudan a mejorar la densidad mineral ósea. La pérdida de hueso es un problema que enfrentan muchas personas a medida que envejecen, especialmente las mujeres que pasan por la menopausia. Al incluir un alimento rico en calcio como el humus en tu dieta semanal, podrás prevenir la aparición de problemas como la osteoporosis.

Gran nivel de energía: La estrella en la receta de hummus es el garbanzo, que constituye una gran fuente de carbohidratos. Cambien contiene almidón, un carbohidrato complejo incrementa tus niveles de energía. Los azúcares naturales conocidos como glucosa tardan tiempo en descomponerse tras el consumo, beneficiando el mantenimiento del azúcar en sangre bajo control.

Embarazo saludable: Rico en ácido fólico, el hummus ayuda a prevenir la amenaza de problemas en los bebés, como espina bífida. Los aminoácidos mejoran el estado de ánimo de la madre y  promueven un mejor sueño. Otros nutrientes esenciales como las proteínas y minerales también contribuyen significativamente a la salud de la madre y del crecimiento saludable del feto.

Fortalece tu musculatura: La base del hummus se trata de una fuente de aminoácidos, claves para construir músculos y tejidos sanos. Por ello, aportan proteínas para las personas veganas que no consumen productos animales ni lácteos. Los aminoácidos son los componentes básicos de las proteínas que el cuerpo utiliza para los procesos fisiológicos, como la fuerza muscular, la reparación de los tejidos, el funcionamiento del cerebro y la producción de energía.

Previene el cáncer: La presencia en ácido fítico y saponinas ayuda a prevenir el crecimiento de células cancerosas. Se trata de un buen recurso que evita que las toxinas dañinas se unan con el revestimiento del colon, previniendo el cáncer de colon. Los garbanzos también contienen isoflavonas y fitoestrógenos, relacionados con una reducción del riesgo de cáncer de pulmón.

Cuidado tu piel y cabello: Los ácidos grasos omega-3 presentes en el hummus ayudan en el cuidado de la piel y estimulan el crecimiento del cabello. Los garbanzos contienen manganeso que ayuda a prevenir la flacidez y la caída del cabello. El zinc, en él, funciona como un antioxidante y ayuda a retrasar el envejecimiento y prevenir el adelgazamiento del cabello.

Menor riesgo de anemia: Agregar hummus a tu dieta se trata de una manera sabrosa pero saludable de combatir la deficiencia de hierro. El hierro, presente en garbanzos y tahini, ayuda a transportar oxígeno a los glóbulos rojos en todo el cuerpo, previniendo la anemia. También mejora la salud cardiovascular debido a la presencia de aceite de oliva y controla la diabetes y el colesterol. Sus propiedades antiinflamatorias alivian problemas como la artritis reumatoide.

¿Cómo hacer hummus?

La receta de hummus es muy sencilla y precisa de muy pocos ingredientes. Además, es una receta muy sana y fit si la acompañamos de verdura en vez de pan. Para preparar el hummus tan solo son necesarios los siguientes ingredientes:

  • Garbanzos cocidos
  • Aceite de oliva
  • Zumo de limón
  • Agua
  • Tahín (o semillas de sésamo tostado)
  • Ajo
  • Comino
  • Pimentón
  • Sal

Los cuatro últimos ingredientes de la lista pueden variarse en función de
tus gustos. Al igual que pasa con el ajo, el pimentón o el comino, podés jugar con la cantidad de agua y restarle un poco si queréis un hummus más espeso. Por otro lado, podés reemplazar el tahín, por la misma cantidad de semillas de sésamo tostado (también llamado ajonjolí). El tahín es una pasta elaborada con semillas de sésamo, aceite, agua y sal

El hummus es una excelente receta de picoteo. En estos casos, está bueno acompañarlo con pan o bastoncitos de verdura cruda como zanahoria, apio, calabacín, pimiento o rabanitos.

Además de servir como aperitivo, el hummus también se puede untar en bocadillos o servirse como si fuera puré de verdura. Incluso se puede triturar con otros ingredientes para obtener nuevas versiones de hummus que vayas inventando en tu cocina. 

La receta

  • 400 g de garbanzos cocidos
  • 70 ml de agua
  • 50 ml de aceite de oliva
  • 1 ajo
  • El jugo de ½ limón
  • 1 diente de ajo
  • 1 cucharada de tahín
  • ½ cucharada de comino
  • ½ cucharada de pimentón dulce
  • ½ cucharada de sal
  1. Limpiá y escurrí los garbanzos si son de lata. Si son frescos dejalos en remojo la noche anterior y luego de al menos 12 horas hervilos en una ollita con sal y laurel.
  2. Pelá el ajo y exprimí el medio limón.
  3. Poné todos los ingredientes, excepto el pimentón, en una batidora y triturá hasta que quede una crema sin grumos.
  4. Serví el hummus con un poco de pimentón dulce y un chorrito de aceite de oliva por encima.

NOTA: Podés conservarlo bien tapado en la heladera durante 4-5 días.

Facebooktwitterredditpinterestmail

Deja un comentario