Hoy cumplen años estas dos megaestrellas

Hoy, 1 de junio, fanáticos de todo el mundo soplarán las velitas en honor a dos de sus estrellas preferidas. En primer lugar, el actor Morgan Freeman cumple nada más y nada menos que 80 años. Por otra parte, el Stone Ron Wood festeja sus 70 primaveras.

MORGAN, UN ACTOR QUE HIZO HISTORIA

Morgan Freeman, nació el 1 de junio de 1937 en Memphis, Tennessee, hijo de Grafton Curtis Freeman y de Mayme Edna Revere.

Tras estudiar en Los Angeles Community College, y después de desechar su primera opción de convertirse en piloto de las Fuerzas Aéreas estadounidenses, cuerpo en el que trabajó como mecánico en la segunda mitad de la década de los 50, decidió convertirse en actor en los años 60. Su pasión por los aviones le llevó a conseguir en su madurez la titulación de piloto privado.

Además de su paso por Los Angeles City College, Morgan estudió en la Universidad de Nueva York.

Sus primeros pasos interpretativos los dio en el teatro, representando tanto obras en Broadway como participando en producciones off-Broadway, entre ellas “The Niggerlovers”. En Broadway debutó en el año 1968 con el musical “Hello Dolly”. Un par de años antes, y sin acreditar, pudo ser visto en la película “A Man Called Adam” (1966).

En el año 1967, Freeman contrajo matrimonio con Jeanette Adair Bradshaw, con quien permaneció casado entre 1967 y 1979, año de su divorcio. Jeanette y Morgan tuvieron dos hijos de esta unión matrimonial, Alphonse y Saifoulaye.

A comienzos de la década de los 70, Morgan dio inicio a su trayectoria televisiva en la serie “The Electric Company” (1971). El mismo año se produjo su debut acreditado en el cine al aparecer en “Who Says I Can’t Ride a Rainbow” (1971), un título dirigido por Edward Mann. En esta década trabajó principalmente en el teatro y en productos para la pequeña pantalla.

En 1984 contrajo matrimonio con la diseñadora de vestuario Myrna Colley-Lee. Con Myrna, Freeman tuvo dos hijas, Morgana y Deena, esta última adoptada. La pareja se divorció en el año 2010.

Durante los años 80, Morgan intervino junto a Robert Redford en “Brubaker” (1980), encarnó antes que Denzel Washington a Malcolm X en “Death of a prophet” (1981), trabajó con Paul Newman en “Harry e Hijo” (1984), protagonizó “Escuela de rebeldes” (1989), un drama dirigido por John G. Avildsen, acompañó de nuevo a Washington en “Tiempos De Gloria” (1989), y co-protagonizó la película “Paseando a Miss Daisy” (1989), título por el que ganó el Globo de Oro y fue nominado por segunda vez a los premios Oscar. Con anterioridad, por su papel en “El reportero de la calle 42” (1987), una película protagonizada por Christopher Reeve, Freeman había sido nominado a la estatuilla en la categoría de mejor actor secundario.

El éxito de “Paseando a Miss Daisy” expandió la popularidad internacional del actor de Memphis, quien alcanzó el estrellato definitivo con “Seven” (1995), intriga criminal co-protagonizada por Brad Pitt y dirigida por David Fincher. Previamente ya había intervenido en películas importantes como “Sin Perdón” (1992), western crepuscular de Clint Eastwood, o “Cadena Perpetua” (1994), película carcelaria de Frank Darabont, film por el que recibió su tercera nominación al Oscar.

Posteriormente acompañó en el reparto a Ashley Judd en el thriller “El Coleccionista” (1997) y “Toda La Verdad” (2002), debutó como productor con “Bajo Sospecha” (2000), intervino en “El Cazador De Sueños” (2003) de Lawrence Kasdan, interpretó a Dios en “Como Dios” (2003) y en su secuela, “Sigo Como Dios” (2007), y, entre otras películas, co-protagonizó el film de Clint Eastwood “Million Dollar Baby” (2004), por el que ganó el Oscar en la categoría de mejor actor secundario.

En “The Contract” (2006) compartió créditos con John Cusack interpretando a un asesino a sueldo. En “Ahora o Nunca” (2007), película co-protagonizada por Jack Nicholson, interpretó el papel de un enfermo de cáncer terminal que decide cumplir sus últimos deseos.

En “El Caballero Oscuro” (2008), película sobre Batman, interpretó a Lucius Fox. El mismo año participó en “Wanted (Se Busca)” (2008), película en la que era Sloan, miembro de una organización de asesinos en la que también se encontraba Angelina Jolie. Y en “The Code” (2009) hizo equipo con Antonio Banderas para realizar un robo.

Luego llegó “Invictus” (2009), título dirigido por su amigo Clint Eastwood, donde Morgan interpretó a Nelson Mandela, político sudafricano que combatió el apartheid en su país. La película adaptaba un libro de John Carlin. Por su labor en “Invictus” Freeman obtuvo el Oscar como mejor actor principal.

En la comedia de acción “Red” (2010) compartió créditos con Bruce Willis y John Malkovich. Más tarde participó en “Objetivo: La Casa Blanca” (2013) y se convirtió en el marido de Diane Keaton en “Ático Sin Ascensor” (2014). Poco después intervino en “Objetivo: Londres” (2016), secuela de “Operación: La Casa Blanca”, y se convirtió en el jeque Ilderim en “Ben-Hur” (2016), film protagonizado por Jack Huston.

Este año, en la comedia de robos “Un Golpe Con Estilo” (2017) intentará romper un banco junto a Alan Arkin y Michael Caine.  En total, ha participado en 119 películas a lo largo de su carrera. Y a pesar de sus 80 años, Morgan no tiene ningún proyecto de retirarse pronto. De hecho, el año que viene estrenan dos películas más que lo tienen como protagonista.

 

RON WOOD, EL SALVADOR DE LOS STONES

Sonrisa pícara, jeans rotos y el mismo corte de pelo: Ron Wood no ha cambiado desde 1973, sólo las arrugas de su rostro delatan el medio siglo que lleva formando parte de la historia del rock. En 1964 vio por primera vez a los Stones, en un festival de jazz y blues que se celebraba en Richmond. Y entonces pensó: ‘Un día formaré parte de esa banda”, según reveló más tarde al diario “The Guardian”.

Pero antes de que se diera esa circunstancia pasó un tiempo: primero tocó el bajo y la guitarra en The Birds, en el Jeff Beck Group y en The Faces con Rod Stewart. Mick Jagger, según cuenta Wood, le tanteaba cada tanto para que sustituyera al guitarrista de los Stones, Mick Taylor. “Me dijo: ‘Si algún día estoy desesperado ¿podría llamarte?’ Y yo le dije: ‘Sí'”.

Un año después sonó el teléfono: “Estoy desesperado”, escuchó Wood. La llamada llegó justo cuando The Faces se disolvía. “Así fue como sucedió”, contó. Desde hace más de 40 años Wood es miembro de los Stones.

Hoy el músico cumple 70, sólo dos días después del primer cumpleaños de sus hijas mellizas Gracie y Alice, que son fruto de su tercer matrimonio con Sally Humphrey, de 31 años. Además, tiene otros cuatro hijos adultos de anteriores relaciones.

Nacido cerca de Londres el 1 de junio de 1947 como Ronald David Wood, creció en una familia de gitanos, en lanchas de remolques y viviendas sociales. Con nueve años ya formaba parte de una banda de música folk junto a su hermano.

Luego tocó con los Birds, entonces la banda top británica del rhythm and blues. Y a fines de los 60 el sonido de su bajo dejó huella en el legendario Jeff Beck Group.

Compartió escenario con Bob Dylan y Eric Clapton, fue amigo de Keith Moon de The Who, Bob Marley, Jimi Hendricks y Janis Joplin. Cuando llegó a los Stones, prácticamente formaba parte del trabajo quedar atrapado en las permanentes batallas entre Keith Richards y Mick Jagger. Lo peor fue a fines de los años 80, cuando casi llegó la ruptura. Wood recordó en el “Independent” cómo convenció a Mick Jagger: “Llama ya a Keith y en 15 minutos me vuelves a llamar”, contó. No iba dejar que algo tan bueno se rompiera, agregó.

El músico también tiene aspiraciones artísticas. En los años 60 dejó antes de acabar el Ealing Art College, al que por cierto también asistía Freddie Mercury y Pete Townshend, para tocar en los Birds. Pero desde entonces pinta y dibuja. Los entendidos en arte no se ponen de acuerdo sobre sus aptitudes, pero sus cuadros se venden por varios cientos de miles de libras.

 

Facebooktwitterredditpinterestmail

Deja un comentario