¿Hombres o mujeres, quiénes son mejores jefes?

¿Quiénes son mejores jefes según los especialistas? ¿Los hombres o las mujeres? Muchos coinciden en que a las organizaciones les convendría ser lideradas por una mujer, porque ellas, muchas veces hacen la diferencia. Varios estudios reafirman que ellas generan un tipo de liderazgo más colaborativo y el cual hace que los empleados estén más comprometidos.

Por desgracia, todavía no es vigente hablar de la presencia de mujeres y hombres a la cabeza de las organizaciones, porque a cerca de 39 años que el término “techo de cristal” fue utilizado por primera vez, hoy es realidad. Éste es un término que data de la década de los 80 y se presume fue utilizado por Gay Bryant en Estados Unidos, una editora británica que se concentró en crear revistas relacionadas con la identidad y el trabajo de la mujer, la cual lo utilizó para referirse a esa barrera invisible que hace que ellas ocupen puestos directivos.

Posteriormente, en 1991, en Estados Unidos se creó la Federal Glass Ceiling Commission, una instancia creada especialmente para estudiar este fenómeno, al cual se le describe como una “barrera invisible e infranqueable que evita que las mujeres escalen hasta la cima de la escalera corporativa, sin importar sus logros y capacidades”.

No sólo las mujeres siguen ocupando mucho menos espacios que los hombres sino que se encuentran también en desventaja en lo que a sueldos se refiere. Es una situación común a escqala mundial y México no es la excepción.

Según el informe Las mujeres en los negocios y la gestión: Ganando impulso, sólo 5% de las cabezas de las corporaciones más grandes a nivel global son mujeres. En México, el porcentaje está entre 5% y 10%, al igual que en otras latitudes como Italia, Brasil o China. Sólo en países como Finlandia, Suecia o Noruega, el porcentaje sube a 20%. Quizá lo más preocupante es que en 30% de las compañías que respondieron a la encuesta no tenían mujeres en sus consejos de administración y 87% tenía a la cabeza de su consejo a un hombre.

Ellas convienen

De acuerdo con una encuesta realizada en Estados Unidos por la consultoría Gallup, los trabajadores que tienen una jefa mujer están más comprometidos en promedio con su empresa que aquellos que trabajan con un hombre. Sin embargo, apenas un tercio asegura tener una jefa mujer.

“A pesar de que hay muchos gerentes exitosos, tanto mujeres como hombres, ellas tienen una ligera ventaja cuando se trata de compromiso. Y ésta es una ventaja que los líderes tienen que tomar en cuenta cuando deciden a quien nombrar gerente”, sostiene el estudio.

No sólo ellas generan más compromiso sino que están más comprometidas con la organización. Este estudio señala que 41% de las gerentes está comprometida, comparado con los hombres, que lo están en 35%.

“Las gerentes de cualquier edad están más comprometidas que sus contrapartes hombres, independientemente de si tienen niños en casa o no”, sostiene el estudio de G allup.

Si ellas están más comprometidas, es lógico pensar que son más propensas a contribuir más con la organización y con su éxito futuro, plantea la consultoría. Ellas no sólo animan al desarrollo de sus subordinados, sino que también revisan con más frecuencia la forma en la que progresan y establecen tareas motivadoras.

De 15 competencias analizadas, las mujeres fueron mejores en la mayoría y los vacíos tendieron a darse en áreas dominadas por hombres como ventas, desarrollo de producto, área legal e ingeniería, entre otras.

Incluir mujeres —no sólo en puestos directivos— siempre será benéfico para la diversidad, pero no sólo eso, sino para la inteligencia de un grupo también.

Una investigación realizada por varios profesores del MIT Center for Collective Inteligence, encontró que hay muy poca correlación entre la inteligencia colectiva de un grupo y el IQ de cada uno de sus miembros. Sin embargo, esta situación cambia cuando se incluyen mujeres en el grupo. De esta manera, la inteligencia colectiva aumenta, según apuntan estos investigadores en la Harvard Business Review.

Ni la satisfacción, motivación y cohesión del grupo u otros factores afectan en su inteligencia colectiva. Pero los investigadores encontraron que “entre más mujeres, mejor”. ¿Por qué? Porque las mujeres tienen más sensibilidad social que los hombres. Al menos así salió evaluado en estos exámenes. La sensibilidad social se refiere a qué tan bien los miembros del grupo perciben las emociones de cada uno.

“Los grupos con más mujeres demostraron tener mayor sensibilidad social, la cual se tornó en inteligencia colectiva comparado con los equipos en los que había menos mujeres”, señala un texto al respecto publicado en Sciencedayly.com.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestmail

Deja un comentario