Estudio: el hombre es “naturalmente” más infiel que la mujer

Aunque la brecha entre ambos se esté acortando con el tiempo y la infidelidad sea siempre una travesura de a dos, los hombres son sexualmente más impulsivos que las mujeres. Al menos eso es lo que dice un estudio de la Universidad de Texas divulgado en el Personality and Social Psychology Bulletin.

La investigación pidió a hombres y mujeres que describieran situaciones en las que se sintieron atraídos por personas que deberían estar “prohibidas” para ellos. El resultado fue que ambos grupos demostraron los mismos niveles de autocontrol pero que los impulsos en el hombre eran más fuertes que en las mujeres.

Las bonitas van primero

Si para la mujer puede funcionar aquello de que “el hombre es como el oso”, para el hombre el asunto es bastante más superficial. Un segundo estudio de la Universidad de Texas arrojó que a los hombres les cuesta más trabajo y discernimiento rechazar a una mujer bella, aun cuando no la vieran como una pareja “conveniente”.

Aunque todo esto parezca bastante razonable, Catherine Mercer, directora de la Encuesta Nacional de Actitudes Sexuales y Estilos de Vida en el Reino Unido, tiene una visión diferente.

“No podemos observar directamente la infidelidad, así que tenemos que confiar en lo que la gente nos dice. Y sabemos que hay diferencias entre hombres y mujeres en la forma de reportar las experiencias sexuales,” dice Mercer.

Por otro lado, el estudio dirigido por Mercer indica que las mujeres son menos infieles pero que, a la vez, tienen en promedio menos parejas sexuales que los hombres.

Un estudio del Instituto Max Planck en Seewiesen, Alemania, divulgado en el 2011, indicaría que la infidelidad podría ser hereditaria. El estudio observó el comportamiento de varias generaciones de una especie de ave conocida como diamante mandarín; y concluyó que los machos más promiscuos solían tener hijas hembras igualmente promiscuas.

Esta investigación arrojó también que este “gen de la infidelidad” se transmite de padres a hijos a ambos sexos. De modo que si el “no es mi culpa” no te funciona, puedes intentar con “mi papá tiene la culpa”. A ver cómo te va.

Fuente: Terra

Facebooktwitterredditpinterestmail

Deja un comentario