Encontraron un tiburón con plástico incrustado en sus músculos

Cuando el Dr. James Sulikowski, profesor de ciencias marinas en la Universidad de Nueva Inglaterra, y su equipo estaban tirando carnada en las aguas de la costa de Maine justo después del amanecer del 2 de julio, esperaban atraer a un tiburón cailón que pudieran marcar para recolectar muestras para investigación.

En cambio, encontraron algo mucho peor de lo que esperaban.

Sulikowski y los miembros del Laboratorio Sulikowski de Investigación de Tiburones y Peces, con sede en Maine, lograron que un tiburón siguiera su línea de cebo hacia la carnada. Lo enrollaron para asegurarlo junto a su bote para que pudieran comenzar el procedimiento de muestreo.

Habían encontrado un tiburón cailón de 2 metros con una cinta de plástico alojada alrededor de su cuello.

tiburón

James Sulikowski y su equipo encontraron este tiburón cailón con una pieza de plástico incrustada alrededor de sus agallas.

“Inmediatamente supe que algo estaba mal cuando la estábamos acercando”, escribió Sulikowski en un correo electrónico.

El plástico estaba envuelto alrededor de sus agallas y estaba cortando su piel y sus músculos.

“No sabemos a ciencia cierta de dónde vino el plástico, pero parece ser similar al que se encuentra alrededor de las cajas comerciales de cebo para peces”, dijo Sulikowski.

Pudo cortar y quitar el plástico, y cree que el tiburón habría muerto si no lo hubiera hecho. Él cree que ha estado allí durante años, envolviéndose alrededor de su cuello cuando era más joven y cavando a medida que ella crecía.

Sulikowski dijo que el plástico era similar al de las cajas comerciales de cebo.

Después de que el equipo de investigación recolectó algunas muestras, adjuntaron una etiqueta satelital a la aleta dorsal del tiburón hembra y la liberaron, esperando rastrear su recuperación.

“Dada la naturaleza de su lesión y su fortaleza para no rendirse, la hemos llamado Destiny porque definitivamente es una sobreviviente”, escribió el equipo de investigación en Facebook.

Los tiburones cailón pueden vivir hasta 65 años, según Oceana. El más grande jamás registrado fue de 3,5 metros de largo. Los cailones no tienen depredadores naturales conocidos debido a su tamaño, pero aún son vulnerables a la extinción.

“El tiburón cailón se considera vulnerable al riesgo de extinción global por la [Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza], está catalogado como una especie en peligro de extinción en Canadá y se considera una especie candidata por estar catalogado como en peligro en las aguas de EE.UU.”, dijo Sulikowski.

“Debido al estado de su población, estamos colaborando con las pesquerías [de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica] para proporcionar información actualizada sobre la biología, ecología y patrones de movimiento del tiburón. Se espera que este trabajo proporcione información para ayudar a un mejor manejo y conservación de esta especie”.

Sulikowski y su equipo continuaron monitoreando a Destiny, y escribieron en Twitter el domingo que ella está “viva y bien y transmitiendo como una campeona”.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestmail

Deja un comentario