Dormir con tu perro ¿es bueno o malo para tu salud?

Hasta hace no muchos años no se dudaba: en casa, el perro dormía en la cucha. Pero esa costumbre cambió: hoy, para muchos, son un miembro más de la familia y como tales se los considera a la hora de planificar paseos y vacaciones, y hasta para irse a la cama.

El colecho está de moda, y no sólo con bebés o chicos. Las mascotas –especialmente las caninas– son un acompañante que ocupa, muchas veces, la cama con sus dueños. Pero, ¿Qué dice la ciencia sobre esto? ¿Es bueno o malo?

Si bien esto para ciertas personas pueda resultar chocante, un reciente estudio llevado a cabo por el Centro del Sueño de la Clínica Mayo en Scottsdale, Arizona (EE.UU.), ha resuelto que a pesar de que pueda ser contraproducente, puesto que su movimiento o sus ruidos al dormir puedan despertarnos, el hecho de sentir cerca a nuestra mascota compensa puesto que puede ser beneficioso para el descanso.

¿Cómo afecta al sueño tener en el dormitorio a nuestra mascota? Las personas que duermen con perros descansan mejor porque se sienten más seguras y tranquilas que los que no lo hacen. Esta es la conclusión de la investigación que arrancó con 150 pacientes, de los que 74 poseían una mascota al menos (la mayoría perros y gatos).

Tras realizar un cuestionario a todos los participantes, se extrajo que el 56% de los dueños de mascotas permitía a las mismas dormir con ellos, ya fuese en el dormitorio o en la propia cama. De ellos, el 41% reveló que no solo no les resultaba perjudicial dormir con su perro o gato sino que les ayudaba a dormir, dándoles sensación de seguridad, compañía y tranquilidad.

“Los profesionales de la salud que trabajan con pacientes con problemas de sueño deberían preguntar sobre el ambiente a la hora de dormir en casa y, en concreto, la presencia de animales de compañía, para ayudarles a encontrar soluciones y optimizar su sueño”, explica Lois Krahn, líder del trabajo.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestmail

Deja un comentario