El cuento infantil que Borges nunca escribió

Transcurría una tranquila tarde de 1981, cuando Jorge Luis Borges recibió a un grupo de niños de cuarto grado en su casa y los cautivó contándoles un cuento. Uno de esos privilegiados pequeños, resultó ser el escritor Matías Alinovi, quien ha recuperado en el libro “El secreto de Borges” la historia que el célebre autor improvisó esa tarde. El libro fue publicado por la editorial “Pequeño editor” y presentado en la Feria Internacional del Libro realizada en la ciudad de Buenos Aires.

Ante una bandeja de “caramelos importados”, Alinovi y sus compañeros del 4° grado de la escuela religiosa San Marón escucharon el “secreto de la longevidad de Borges”, una historia que improvisó en el momento para un auditorio poco comúns. El libro de Alinovi recupera aquel relato oral desde la mirada de un niño de 9 años, pero es mucho más que eso.

“Les voy a contar cómo pude vivir tantos años”, les dijo Borges a los chicos que lo escuchaban sentados en el suelo en semicírculo, mientras “miraba para arriba pero no veía, y la cortina que tenía detrás del sillón verde era muy blanca y muy linda por la luz del sol”. Y el escritor les reveló el secreto de las tortugas que vivían en el pozo de donde sacaba el agua que bebía en su casa de la infancia, en Palermo. “Dijo que él, un día, se había puesto a pensar, y se había dado cuenta de una cosa: el agua que él había tomado cuando era chico no era agua, sino agua de tortuga. Y como las tortugas vivían tanto, él había vivido tanto”, escribe Alinovi en el libro, ilustrado en tonos negros y verdes por Diego Alterleib. El texto es simple y recupera el detrás de escena de aquel encuentro, con detalles tan ricos como la historia misma.

Borges murió en 1986, cinco años después de aquel encuentro con los alumnos de la escuela de su barrio. Alinovi no volvió a verlo, pero guardó el registro del cuento gracias a un pequeño grabador que su madre le dio para la ocasión. El audio original se perdió bajo alguna grabación descuidada, pero permitió a Alinovi rememorar varias veces la charla con Borges.

Durante años, la historia dio vueltas en la cabeza del autor, hasta que encontró la forma más adecuada para contarla. Y fue mediante el mismo camino que tantas veces utilizó el mismo Borges: la escritura. Y esta maravilla se ha presentado esta semana en la FIL de Buenos Aires.

Podés hojear el libro en este link

Facebooktwitterredditpinterestmail

Deja un comentario