Consejos: Si te caés, esta es la mejor forma de hacerlo

A todos nos ha pasado que por accidente nos caigamos: en la calle, en las escaleras, en un piso mojado, etc. Algunas veces puede ser sólo causa de risa o de vergüenza, pero los efectos físicos de estos golpes pueden salir a relucir con el tiempo. A continuación te compartimos algunos datos importantes sobre estos accidentes:

* Las caídas son la segunda causa de muerte por traumatismo, detrás de los accidentes de tránsito.
*En 2015 causaron 33,000 funerales en EE.UU.
*18% de hombres entre 18 y 44 años, reportó una caída en los últimos 3 meses; más del doble que los de 65 años o más. (fuente, Plos One).
*Los espacios cotidianos son los más peligrosos: la ducha, los pasillos del supermercado y las escaleras.

Te presentamos algunas recomendaciones para “Aprender a caer”, para que limites al mínimo posible los daños que puede provocarte un accidente de este tipo:

Preparar tu entorno para prevenir caídas

Estirar alfombras sueltas o quitarlas, iluminar escaleras, secar derrames inmediatamente, instalar barras de seguridad y antideslizantes en la ducha y tratamientos antideslizante en superficies resbalosas.

Extremar precauciones

Fijate por dónde caminás; no vayas leyendo o usando el teléfono. Agarrate de las barandas. No metas las manos en los bolsillos. Tené en cuenta que llevar portafolios o mochilas pesadas resta estabilidad.

Mejorar el equipo

Usar zapatos antideslizantes. Usar casco, coderas, rodilleras en bicicleta o patineta. De ser necesario, bastón, andaderor o aparatos auditivos que mejoran el equilibrio.

Escuchar al cuerpo

Drogas, alcohol, falta de sueño… pueden afectar el equilibrio y la coordinación. Sentate inmediatamente al sentir un mareo. Mantené una dieta balanceada para aumentar densidad y fuerza muscular. Minimizá cualquier riesgo de sufrir heridas.

En 2015 un estudio con 12,000 ancianos franceses encontró relación entre mala nutrición, caídas y fracturas. Entrenamiento de fuerza…parte inferior fuerte = recuperarse de resbalones…parte superior sólida = supervivencia.

Si te caés, rodá

Si te estás cayendo, protegé la cabeza, uní la barbilla y el pecho y “hacete una bolita”. Las partes blandas deben absorber el impacto; por ello es mejor no extender los brazos, sino distribuir el peso en pantorrillas, muslos y glúteos rodando sobre el exterior de la pierna.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestmail

Deja un comentario