Consejos para ahorrar en aire acondicionado

Llega el verano y el calor no tiene piedad… tampoco la factura de luz. Con estos días más largos, podrás ahorrar algo en tus artefactos de iluminación, pero de poco servirá si no hacés un uso eficiente y responsable de tu aire acondicionado.

Para establecer un consumo medio y concienciarse del gasto que supone, se debe conocer cuánto consume realmente el dispositivo. Por ejemplo, si tu equipo de aire acondicionado tiene una potencia eléctrica de 2000W cada hora (2 kW por horas), significa que cada hora que el aparato esté enfriando a plena potencia, va a consumir 2000 W.

Para ayudarte a realizar un uso consciente del aire acondicionado, podés consultar tus gastos en electricidad de los últimos meses de verano para poder tenerlo controlado y no pasarte más de la cuenta. Por otro lado, deberías:

1. Fijarte en el etiquetado: El aire es uno de esos “electrodomésticos vampiro” que provoca a la larga un gasto considerable en un hogar. Aunque en inicio salgan más baratos, a largo plazo lo pagaremos. Un aparato de aire acondicionado eficiente puede llegar a ahorrar hasta un 60% más que uno convencional.

2. Vigilá y regulá la temperatura: Debemos estar cómodos en nuestro hogar, y es importante saber que la temperatura más adecuada es de 22ºC. Hay que considerar que cada grado de más (menor temperatura) que pongamos, podemos llegar a aumentar el gasto en la factura hasta un 8%.

3. Mantené tu aparato siempre en buenas condiciones: mantener los filtros de aire limpios es fundamental para un correcto funcionamiento de nuestro aparato de aire.

4. Ayudate de otros elementos: cuando el calor no sea tan sofocante, tener instalados ventiladores de techo o portátiles nos puede ayudar a ahorrar energía y dinero.

5. Adquirí hábitos para minimizar el calor en tu hogar: ventilar por la noche o por la mañana a primera hora refrescará el ambiente (es suficiente con 10 minutos). El resto del día, mejor mantener la casa en penumbra, evitando así aumentar la temperatura de tu hogar. Cuando vayas a salir de casa, apagá el aire un poco antes, ya que el frio permanecerá en el ambiente.

6. Dejate siempre aconsejar por especialistas: no es lo mismo refrigerar un espacio pequeño, o una habitación donde da el sol durante más tiempo… Para cada caso podrás elegir un aparato u otro, y así conseguir mayor eficiencia energética.

Si no quieres pasar un sofocante calor, pero tampoco pagar cifras astronómicas en tu factura eléctrica, poné en marcha estos trucos y verás cómo mejorarás la eficiencia energética de tu equipo de una manera más sostenible.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestmail

Deja un comentario