Cómo tomar buenas fotos cuando no hay sol

Aunque es mucho más complicado sacar buenas fotos con mal tiempo, a veces las imágenes consiguen estar mucho más logradas y ser más originales que si se hacen a pleno sol: la condición para ello es elegir los motivos adecuados y configurar la cámara correctamente.

Los expertos señalan que rara vez los paisajes salen bien con el cielo cubierto porque a la foto le faltan brillo y contraste, pero en cambio los pequeños detalles salen más favorecidos. Para que los colores no tiendan al gris, lo mejor es experimentar con el flash.

Otras condiciones meteorológicas requieren medidas más drásticas: con niebla lo mejor es subir a una colina u otro sitio elevado para fotografiar por encima de la capa gris aquellos objetos que sobresalen, como torres de iglesias o árboles. Hay que poner la cámara en modo manual, pues el automático no suele estar a la altura de estas situaciones.

Si llueve a cántaros o nieva, se puede jugar con el tiempo de exposición: con espacios breves las gotas y copos parecen congelados, en los más largos se ven como líneas continuas. Eso sí, no hay que olvidarse de proteger la cámara con fundas o plásticos de las condiciones adversas para que no haya que lamentar daños.

Facebooktwitterredditpinterestmail

Deja un comentario