Cepillar tus dientes podría evitar el Alzheimer, según un estudio

Cepillarte los dientes no sólo podría darte una mejor salud bucal, también podría prevenir o retrasar la aparición de graves enfermedades como el Alzheimer, así lo reveló una investigación realizada por la Universidad de Bergen, en Noruega.

Según el estudio, la gingivitis, una frecuente enfermedad de las encías que si no se trata a tiempo puede llevar a la pérdida de los dientes, tiene un papel fundamental en el desarrollo del Alzheimer, pues está relacionada con el daño neurológico.

Esto ocurre debido a una proteína producida por la Porphyromonas gingivalis, bacteria de la gingivitis, la cual mata a las neuronas del cerebro y lleva a la pérdida de muchas funciones, entre ellas, la memoria, lo que deriva en este tipo de demencia senil.

En qué consistió el estudio

Los investigadores analizaron las muestras de tejido cerebral humano de 58 pacientes postmortem, obtenidos de la Fundación Neurológica del Banco de Cerebro Humano de Nueva Zelanda, en la Universidad de Auckland, según el estudio publicado por Science Advances.

La mitad de las muestras eran de pacientes con la enfermedad de Alzheimer, en tanto que las otras 29 muestras pertenecían a pacientes que habían muerto por causas no relacionadas con la salud cerebral.

Los científicos encontraron que la “Porphyromonas gingivalis, el patógeno clave en la periodontitis crónica, se identificó en el cerebro de los pacientes con enfermedad de Alzheimer”, así como las proteínas tóxicas de la bacteria gingipains, según el estudio.

Estas proteínas, que destruyen las neuronas, tienen un peligroso alcance, pues los investigadores encontraron en experimentos con ratones que la infección oral con esta bacteria ocasionó también una infección en el cerebro. 

“Una vez que la cavidad oral está infectada, la Porphyromonas gingivalis puede acceder al cerebro y propagarse a través de varias vías”, señalan los autores del estudio.

Estas vías incluyen: “infección de monocitos seguida de reclutamiento cerebral, directa infección y daño a las células endoteliales que protegen la barrera hematoencefálica e infección y propagación a través de los nervios craneales”.

“Después de ingresar al cerebro, sugerimos que la Porphyromonas gingivalis puede propagarse lentamente durante muchos años de una neurona a otra a lo largo de vías anatómicamente conectadas”, afirmaron.

Los investigadores también señalan que esta bacteria coloniza de forma anormal desde los cinco años de edad a pacientes con síndrome de Down, la causa genética más común de discapacidad mental.

No está claro si esto se debe a una inmunodeficiencia asociada a este síndrome, pero los autores del estudio sugieren investigar más al respecto para saber si la bacteria de la gingivitis está presente en sus cerebros.

Cómo saber si tienes gingivitis

La mala higiene bucal es la causa más frecuente de la gingivitis, pero cepillarte los dientes al menos dos veces al día, usar hilo dental y acudir periódicamente con tu dentista para una revisión puede ayudarte a evitar esta enfermedad. 

Esto no sólo podría ayudarte a prevenir y retardar la aparición del Alzheimer, pues la gingivitis también está asociada con el reumatismo, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) y el cáncer de esófago.

Unas encías sanas son firmes, tienen un tono rosa pálido y están bien sujetas alrededor de los dientes, pero la acumulación de placa bacteriana y sarro provocan la gingivitis, que las encías se infecten, se inflamen y se despeguen de los dientes.

Además, la gingivitis también está asociada con afecciones cardiacas, junto con el aumento en el colesterol LDL, al provocar que también se inflamen las arterias coronarias, lo que eleva el riesgo de sufrir un infarto o un ataque cerebral.

Estos son los síntomas más frecuentes, de acuerdo con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC):

– Encías enrojecidas o inflamadas.

– Encías sensibles al tacto o sangrantes.

– Dolor al mascar.

– Dientes sueltos.

– Dientes sensibles.

– Encías que se han separado de los dientes.

Los CDC afirman que el tabaquismo es uno de los principales factores de riesgo para padecer enfermedades de las encías, aumentando hasta tres veces las probabilidades, lo cual también puede hacer que los tratamientos contra la gingivitis tampoco funcionen.

Por si fuera poco, también debes tener cuidado a quién besas, ya que la gingivitis es una de las enfermedades que pueden contraerse durante un beso, por medio de la saliva. Así que más vale fijarte también en la salud bucal de tu pareja.

Una nueva forma de atacar el Alzheimer

Estos hallazgos han dado a los investigadores un nuevo enfoque para encontrar cómo atacar la enfermedad desde el daño que las proteínas tóxicas de esta bacteria puede ocasionar a las células del cerebro.

“Para bloquear esta neurotoxicidad, diseñamos y sintetizamos inhibidores de moléculas pequeñas dirigidos a la gingipains. La inhibición de la gingipains redujo la carga bacteriana de la Porphyromonas gingivalis establecida como infección cerebral”, afirmaron.

“Estos datos sugieren que los inhibidores de gingipains podrían ser valiosos para tratar la colonización cerebral y la neurodegeneración de Porphyromonas gingivalis en la enfermedad de Alzheimer”, señalaron.

Los científicos explican que “la infección cerebral con Porphyromonas gingivalis no es el resultado de una atención dental deficiente después del inicio de la demencia o una consecuencia de la etapa tardía de la enfermedad”.

“Es un evento temprano que puede explicar la patología encontrada en individuos de mediana edad antes del deterioro cognitivo”, señalan los investigadores. Por lo que es muy útil conocer los síntomas para combatir la gingivitis antes de sus efectos nocivos.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestmail

Deja un comentario