¿Cansado de los mosquitos? Este truco aliviará tus noches

Situación: Hace calor y dormís con la ventana abierta para sentir la brisa fresca de la noche cuando, de repente, oís un zumbido perturbador rondando por tu cabeza. Te cubrís cual momia con las sábanas, a sabiendas de que te asas de calor, pero preferís eso a sufrir la tortura de una picadura de mosquito. A la mañana siguiente -no sabés cómo- aparecés acribillado a picaduras.

Aceptemos el hecho de que los mosquitos forman parte de nuestro verano, pues es en esta época donde las cálidas temperaturas, entre otros factores, favorecen a la reproducción y gestación de los nuevos mosquitos.

Aunque si hay que echar la culpa a los mosquitos, hablemos con propiedad. Es interesante saber que el mosquito hembra es la única que pica y lo hace para ayudar a la gesta de huevos. Entre los factores que atraen a estos insectos a que nos piquen, está el hecho de que, precisamente, el sudor provocado por la transpiración en la piel que se produce, con mayor frecuencia en verano, es el que más las atrae. Otros factores son el dióxido de carbono que soltamos al respirar, el calor, la humedad y los compuestos químicos de nuestro cuerpo.

De ahí que la próxima vez que oigas zumbar a un mosquito por la noche, de nada te servirá cubrirte pues vas a transpirar más y entonces sí que le resultarás atractivo.

Por suerte, Internet es una fuente de soluciones y en la red hemos encontrado un tutorial fácil para ayudar a repelerlos. (Ojo, es un truco para ayudar a repeler, no garantiza que alguno no caiga en la trampa).

¿Cómo hacer una trampa que ayude a repeler los mosquitos?

Esta trampa no sólo sirve para repeler mosquitos, también para deshacerte de moscas, moscas de la fruta y otro tipo de insectos voladores. Los materiales que necesitamos son:

  • Una botella de plástico de 2 litros de agua o refresco.
  • Una taza de agua (sin cloro)
  • Media taza de azúcar negra
  • 1 cucharada de levadura

El proceder también es sencillo: Cortamos la botella de tal forma que obtengamos una pieza parecida a un embudo que mida 1/3 de la botella. Vertemos la medida de agua templada, la de azúcar y por último la levadura. Mezclarlo todo bien.

El resultado de la mezcla de estos ingredientes durante los días en que tengamos colocada la trampa será la emanación de pequeñas cantidades de dióxido de carbono, producto de la reacción entre la levadura y el azúcar, que atraerá a todos estos bichos molestos.

+Truco: Si querés más efectividad en este truco, colocá una media (si está sudada mejor) de tal manera que cubra la parte inferior de nuestra trampa o, si lo preferís, cubrir la parte inferior con cinta adhesiva oscura. Esto se hace porque otra de las preferencias de estos bichos es la oscuridad.

Facebooktwitterredditpinterestmail

Deja un comentario