¿Es bueno beber cerveza después de hacer ejercicio?

El consumo de la cerveza luego de realizar ejercicio no tiene muy buenas consecuencias. Principalmente porque perjudica la recuperación física, ya que se reduce la tasa de proteínas y se suprime la respuesta anabólica de los músculos.

Así lo indica un estudio publicado por la revista Plos One y llevado a cabo entre ocho hombres acostumbrados a practicar deporte regularmente.

Durante el estudio los participantes tuvieron que completar tres veces la misma rutina de ejercicios que constaba de fuerza, resistencia y actividad aeróbica. Lo que diferenciaba era lo que tomaba.

Inicialmente sólo proteínas, en la segunda sección alcohol y proteínas y finalmente alcohol y cobohidratos.

Los resultados indicaron que en la primera sección el nivel de aminoácidos no varió cuando se toma alcohol.

Pero en cambio, las proteínas disminuyeron con el consumo de alcohol. Lo que provoca que la recuperación muscular sea mucho más lenta.

Es por esto que no es recomendable ingerir bebidas alcohólicas como la cerveza luego de realizar cualquier ejercicio. Lo ideal es comer proteínas y carbohidratos, hidratarse y dormir bien para que el cuerpo se recupere de manera adecuada.

La cerveza también rejuvenece

Por otro lado, tomar cerveza ayuda a llegar mejor a la vejez, según reveló un estudio hecho en España, que precisó que el lúpulo, uno de los cuatro ingredientes naturales de la bebida, es antibacteriano, antiinflamatorio y tiene propiedades sedantes y diuréticas que generan efectos antienvejecimiento en el organismo.

El trabajo, realizado por los investigadores Jesús Román Martínez y Antonio Villarino Marín, miembros de la Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación (Sedca) y por la doctora Victoria Valls Bellés, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Valencia, explicó que la cerveza “podría prevenir enfermedades relacionadas con la oxidación y el envejecimiento celular”.

“El estudio comprobó que los compuestos del lúpulo son potentes antioxidantes que actúan sobre la pared de las arterias como antiinflamatorios. Y cuando la pared no se inflama y no tiene compuestos oxidados adheridos, la vida de la célula es más prolongada”, explicó Cristina Maceira, licenciada en Nutrición.

La especialista destacó que el estudio “no recomienda el consumo en exceso, sino un consumo moderado de cerveza, ya que aunque se tome más no se consigue mayor efecto sino sólo una borrachera”.

“Se debe consumir de forma moderada: 330 mililitros para las mujeres y 660 para los hombres por día, lo que equivale, en el caso de las mujeres, a una lata diaria para combatir la oxidación celular”, destacó.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestmail

Deja un comentario