Beneficios sorprendentes de beber 2 litros de agua al día

Parece una información repetitiva, pero nunca está de más recordar la recomendación de beber 2 litros de agua al día.

Es mucho más efectiva de lo que parece, ya que nos aporta grandes y sorprendentes beneficios para la salud. También podremos prevenir o tratar algunos trastornos y mejorar nuestro aspecto y nuestros niveles de energía.

El consumo de agua es fundamental y, aunque no sea necesario llevar las cuentas mililitro a mililitro, hasta contar con mayor evidencia en sentido contrario lo mejor será beber al menos 1,5 a 2 litros, preferentemente de agua freca, y consumir 5 porciones de fruta y verduras cada día. 

Estos son los 10 beneficios que nos aporta el agua:

1.      Alivia la fatiga

El agua es utilizada por el cuerpo para eliminar toxinas y productos de desecho que éste no necesita. Cuando hay menos agua en el cuerpo, el corazón tiene que trabajar más para bombear la sangre oxigenada a todas las células y otros órganos principales y eso puede causar fatiga.

2.      Evita el dolor de cabeza y las migrañas

En la mayoría de los casos, la razón principal de los dolores de cabeza y migraña es la deshidratación.

3.      Ayuda en la digestión y evita el estreñimiento

Cuando bebemos suficiente agua se aumenta la tasa de metabolismo, es decir, los alimentos que consumimos se descomponen apropiadamente. Esto ayuda a que el sistema digestivo funcione correctamente previniendo el estreñimiento.

4.      Ayuda a mantener la belleza de la piel

El agua ayuda a reponer los tejidos de la piel, así como a hidratarla y aumentar su elasticidad. Cuando el cuerpo recibe suficiente agua, la piel estará hidratada. También ayuda a la piel con las cicatrices, acné, arrugas y otros síntomas de envejecimiento.

5.      Regula la temperatura del cuerpo

Las propiedades térmicas del agua y su capacidad para liberar el calor del cuerpo cuando el sudor se evapora de la superficie de la piel son de gran ayuda en el mantenimiento de la temperatura corporal durante todo el día. Una temperatura corporal bien regulada nos hará sentir con más energía y a mantener los músculos y articulaciones lubricados evitando que tengamos calambres y esguinces.

6.      Reduce el riesgo de cáncer

Algunos estudios indican que el consumo de agua también reduce el riesgo de cáncer de vejiga y colon. El agua destruye los agentes causantes de cáncer reduciendo el riesgo de diferentes tipos de cáncer.

7.      Mejora el sistema inmunológico

Cuando el cuerpo recibe la cantidad adecuada de agua, mejora el sistema inmunológico. Así, puede luchar contra enfermedades como la gripe, cálculos renales y ataque cardiaco. También será de gran ayuda para hacer frente a problemas de salud como el reumatismo, la artritis, etc.

8.      Reduce el riesgo de problemas cardiacos

Mantenerte activo con una alimentación saludable y bebiendo 2 litros de agua (o 5 vasos) diario, si te propones estos cambios saludables en tu rutina te ayudará a reducir el riesgo de sufrir enfermedades del corazón y diabetes.

9.      Resuelve el mal aliento

El  mal aliento es una clara señal de que el cuerpo necesita más agua. La saliva ayuda a tu boca a liberarse de bacterias y mantener la lengua hidratada. Por esto, cada vez que tengamos mal aliento, lo primero que debemos hacer es beber mucha agua.

10.  Ayuda a perder peso

El agua ayuda a eliminar los subproductos de la grasa. Cuando bebemos agua, el estómago se llena haciéndonos perder un poco el apetito. El agua no contiene calorías, grasa, carbohidratos ni azúcar y es un gran reemplazo de las bebidas con alto contenido calórico.


¿Beber mate e infusiones es lo mismo que beber agua fresca?

Muchas personas se confían en que consumen un par de termos de mates al día, y con eso ya cumplen con la cuota de hidratación necesaria. Hemos escuchado muchas veces la frase “no me gusta tomar agua sola” o “prefiero hidratarme mediante infusiones“. Sin embargo, desde un principio sabemos que no es lo mismo una infusión que el agua como tal.

Por lo tanto, ¿sirven las infusiones para hidratarnos? ¿Es lo mismo tomar agua que té o mate?

Primeramente, una infusión es aquella bebida obtenida a partir de hierbas secas o frutos deshidratados a las cuales se les vierte agua a punto de hervir pero sin llegar a éste.

Así, se obtiene una bebida que contiene las partes solubles en agua de la hierba escogida, por lo tanto, presenta un sabor, olor y nutrientes o sustancias características de la misma.

Cuando hablamos de una correcta hidratación, hablamos de ingerir agua en cantidades suficientes para mantener las funciones de nuestro organismo intactas y reponer las pérdidas, en caso de haber sudado durante un esfuerzo físico.

Las infusiones tienen, en mayor o menor medida, un efecto diurético sobre el organismo humano, es decir, evitan la retención de líquidos y por el contrario, favorecen la pérdida de los mismos por la orina.

Entonces, este tipo de bebidas no son las más adecuadas para tomar tras un entrenamiento o durante todo el día, ya que no nos hidratan correctamente, porque parte de lo que ingerimos como agua mediante la infusión, se pierde por orina.

Además, no sólo eliminamos más agua con su efecto diurético, sino que el agua arrastra minerales y electrolitos indispensables para el adecuado funcionamiento del cuerpo, como son sodio, potasio, magnesio, entre otros.

Por lo tanto, siempre debemos tener en cuenta la diferencia de efectos en el organismo y al momento de hidratarnos, recordemos que el agua, así como las bebidas isotónicas en el caso de deportistas, son el mejor recurso a emplear.

Las infusiones pueden ser una gran fuente de beneficios, pero al momento de pensar en la hidratación, debemos optar por otras alternativas.

Siempre es recomendable que el agua sea el líquido más ingerido durante el día, y que el resto de las bebidas se consuman con moderación para completar la ingesta recomendada.

Facebooktwitterredditpinterestmail

Deja un comentario