Augusto Roa Bastos: El centenario de nacimiento de un genio literario

Hoy celebramos el centenario de nacimiento del máximo exponente de las letras paraguayas: Augusto José Antonio Roa Bastos (1917-2005), autor de una obra marcada por la historia del país y un análisis magnífico del poder, es el creador de la trilogía compuesta por las piezas “Hijo de hombre”, “Yo el Supremo” y “El fiscal”.

Poesía, cuentos, novelas, guiones cinematográficos, teatro y más componen los géneros a los que este literato volcó su creatividad, marcado por el exilio de casi cincuenta años: el primero desde 1947 y el segundo –y definitivo– desde 1982 (hasta 1989), tras su expulsión por la dictadura de Alfredo Stroessner. Pero apenas pudo retornar a su patria lo hizo definitivamente para compartir con su tierra y los suyos.

Como El Quijote de Cervantes, inspirador de “Yo, el supremo”, el escritor paraguayo Augusto Roa Bastos (1917-2005) resurgió este año con una “denodada obstinación” en el centenario de su nacimiento.

El pueblo paraguayo, al que Roa Bastos se sentía orgulloso de pertenecer, volvió a acunarlo y lo que comenzó en enero “como el vuelo de una mariposa, se convirtió en vuelo de un cóndor”, como resume su hija Mirta Roa.

Coincidiendo con el centenario de su nacimiento, la Feria Internacional del Libro (FIL) de Paraguay dedicará el día a quien se considera uno de los escritores más importantes del país, que superó 50 años de exilio y venció al olvido, la censura y la represión.

Será el punto más alto de las conmemoraciones, después que el gobierno de Paraguay decretara que 2017 sería el año del centenario de Roa Bastos y se promovieran reconocimientos a todos los niveles.

Roa Bastos se consideraba un artesano. “Un artesano entregado, cuando puede -no cuanto puede, que es poco- al oficio de modelar en símbolos historias fingidas, relatos a medias inventados; historias imaginarias de sueños reales, de lejanas y recurrentes pesadillas”.

Decía que la literatura es un modo de influir en la realidad y transformarla con fábulas. “Escribir un relato no es describir la realidad con palabras, sino hacer que la palabra misma sea real. Únicamente de este modo la palabra real puede crear los mundos imaginarios de la fábula”.

Su creación más alabada, la novela “Yo, el Supremo”, tiene como protagonista a José Gaspar Rodríguez de Francia (1766-1840), quien gobernó Paraguay durante casi 30 años, la mayoría de ellos como Dictador Perpetuo de la República, según el modelo de la antigua ley romana.

Para esa obra, Roa se inspiró en el “Quijote”, un clásico de la literatura universal, creado por el español Miguel De Cervantes Saavedra (1547-1616), e intentó trazar un paralelismo entre esos dos personajes emblemáticos, según confesó en algún momento.

Fueron “dos figuras opuestas y extremas -una sombría, y luminosa la otra- que quizá se toquen en algún punto en la esfera de la imaginación; esa esfera cuyo centro está en todas partes y su circunferencia en ninguna”, expresó Roa Bastos.

“De Cervantes aprendí a evitar la facilidad de ser un escritor profesional, en el sentido de un productor regular de textos; a escribir menos por industria que por necesidad interior, menos por ocupar espacio en la escena pública que por mandato de esos llamados hondos de la propia fisiología creativa que parecieran trabajar por fotosíntesis, como en la naturaleza”, expresó al recibir el Premio Cervantes, en 1989.

Esa declaración de principios, unida a su compromiso social y político y su apego a los sectores más humildes, le abrió definitivamente las puertas y el corazón de su pueblo, que lo recibió con alborozo, en 1996, cuando volvió para quedarse definitivamente en su tierra.

Desde la caída de la dictadura de Alfredo Stroessner, en 1989, Roa Bastos había viajado esporádicamente a Paraguay desde su residencia en Francia, pero se afincó aquí definitivamente en 1996 hasta el 26 de abril del 2005, cuando murió con 87 años de edad.

Los homenajes académicos y populares, que han transitado por expresiones musicales, literarias, fotográficas, teatrales, deportivas y sociales continuarán durante todo el año, en prácticamente todo el país y fuera de fronteras.

Además de “Yo, el Supremo” (1974), el núcleo de la obra del escritor paraguayo se compone con las novelas “Hijo de hombre” (1960) y “El Fiscal” (1993) y numerosos cuentos, siendo el más conocido “El trueno entre las hojas”.

Igual que Don Quijote, Roa Bastos continuará cabalgando, “desfaciendo entuertos, enamorado del amor, de la dignidad, de la libertad, en los que la vida y el ser humano tienen sus raíces primordiales”.

Porque, como expresó en el discurso al recibir el Premio Cervantes, y refiriéndose a su inspirador, “la posteridad no se regala a nadie”, pero Roa Bastos supo ganarla y ya le pertenece a todos.

Facebooktwitterredditpinterestmail

Deja un comentario