Alerta: Julio de 2019 fue el mes más caluroso de la historia a nivel mundial

Aunque para la Argentina julio es pleno invierno, en otras partes del mundo vivieron un verano sofocante. Esto se vio reflejado en los índices de la Organización Meteorológica Mundial (OMM), que determinó que julio de 2019 fue el mes más caluroso de la historia a nivel mundial, desde que se tiene registro.

De hecho, durante este periodo se vivieron dos olas de calor en Europa y altas temperaturas en el Ártico con alarmantes deshielos.

“Julio reescribió la historia del clima, con decenas de temperaturas récord a nivel local, nacional y mundial”, señaló el secretario general de la OMM, Petteri Taalas.

Según los datos del programa Copérnico (dirigido por la Agencia Espacial Europea y la UE), la temperatura media del mes de julio fue 0,04 grados más alta que en el mismo mes de 2016, que era el más caluroso registrado hasta la fecha, y 0,56 grados más que la media del periodo 1981-2010.

El 25 de julio, uno de los días más calurosos del pasado mes, varios países registraron históricas temperaturas máximas, como Alemania (42,6 grados centígrados), Bélgica (41,8), Luxemburgo (40,8), Holanda (40,7) o el Reino Unido (38,7).

Juan Antonio Añel, físico e investigador Ramón y Cajal de la Universidad de Vigo, apunta a una mayor velocidad de lo esperado en los fenómenos extremos relacionados con el calentamiento: “Estamos viendo que el conjunto de los efectos en los dos o tres últimos años son más severos de lo que esperábamos para estas fechas”. “El cambio climático está aquí”, ha resumido Asunción Ruiz, responsable de SEO/BirdLife, tras reunirse con el presidente en funciones, Pedro Sánchez. En esa cita las cinco ONG medioambientales más importantes del país han pedido que España, uno de los lugares de la UE más expuestos a los impactos del calentamiento, cuente con una ley de cambio climático.

La mayoría de los gases de efecto invernadero que genera el hombre proceden de la quema de los combustibles fósiles (petróleo, gas y carbón). Y el punto de inflexión que se suele tomar es la Revolución Industrial, cuando esos combustibles se convirtieron en la sangre del crecimiento económico. También se toma ese punto de finales del XIX para establecer las metas de los tratados internacionales de lucha contra el calentamiento. Por ejemplo, el Acuerdo de París establece que, para que el cambio climático se quede dentro de unos límites que resulten manejables, el incremento de la temperatura a final de siglo no debería superar los dos grados centígrados respecto a esos niveles preindustriales. Y en la medida de lo posible dejarlo por debajo de los 1,5 grados.

Este mes de julio la temperatura media del planeta ha estado ya en 1,2 grados por encima del nivel preindustrial. Si se toma como referencia el periodo comprendido entre 1981 y 2010, el incremento en julio fue de 0,56 grados. “Los extremos son más altos de lo que esperábamos para estas alturas”, insiste Añel en referencia a esos eventos, como las olas de calor, que están recorriendo ya el planeta. Por ejemplo, en Europa el pasado 25 de julio se registraron récords nacionales de temperatura en Alemania, Bélgica, Luxemburgo, Holanda y el Reino Unido. En esos países se superaron los 40 grados, algo insólito.

2019 encadena temperatura récords: julio fue el mes más calido jamás registrado

Incendios

Como ha recordado Copernicus, las temperaturas también han estado muy por encima de la media en julio en Alaska, la isla de Baffin, Groenlandia, algunas zonas de Siberia, así como partes grandes de la Antártida. En muchos casos, el calor ha ido asociado a enormes incendios que, en un círculo vicioso, generan más gases de efecto invernadero. La OMM recordaba la semana pasada que en julio las emisiones de dióxido de carbono generadas por los incendios forestales en el círculo polar ártico ascendieron a 75,5 millones de toneladas, el doble que las de julio de 2018 y el récord también jamás registrado.

En Siberia, los incendios producidos en el bosque de Taiga, ya han arrasado 4,3 millones de hectáreas, lo que ha supuesto más de 166 millones de toneladas de dióxido de carbono, según Greenpeace. “Nos estamos quedando sin tiempo”, ha alertado Mario Rodríguez, responsable de Greenpeace en España. “Nos queda una década”, apunta en referencia al último informe de IPCC —el grupo científico de referencia de la ONU en materia de cambio climático— en el que se pedía un cambió de rumbo radical de aquí a 2030. En concreto, los expertos señalaban que si se quiere cumplir la meta de 1,5 grados se requiere una disminución en 2030 del 45% de las emisiones de dióxido de carbono respecto al nivel de 2010. En 2050, esas emisiones deben haber desaparecido.

MÁXIMOS DE DESHIELO EN GROENLANDIA

La ola de calor también ha causado temperaturas récord en Groenlandia y una aceleración del deshielo. En la estación del Instituto Meteorológico Danés (DMI) en Summit se registraron los dos primeros días de agosto 2,7 y 4,7 grados, superando el récord de 2012 de 2,2 grados. El casquete glaciar perdió el jueves 11.000 millones de toneladas, otra cifra récord, más del doble de la media diaria en la época de deshielo, y el 60% de la superficie de esa capa se estaba derritiendo. Groenlandia, perteneciente a Dinamarca, ha experimentado desde abril temperaturas superiores a la media, lo que ha hecho que el inicio de la temporada de deshielo, que normalmente se produce en mayo, se adelante un mes, explicó a John Cappelen, climatólogo del DMI.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestmail

Deja un comentario