7 trucos para que la cebolla no te haga llorar

Es inevitable arrojar unas lágrimas cuando cortamos las cebollas, se convierte en una labor ardua e insufrible. En lugar de quitar la cebolla de tus guisos o cortarla con los ojos cerrados (nunca hagan eso) sírvete de estos trucos que te quitarán las lágrimas.

1. Eliminar el centro (vacuola) de la cebolla con un cuchillo pequeño. El centro es la parte que concentra más ácido.

2. Poner la cebolla en el congelador un instante, o bien, en el refrigerador por 15 minutos.

3. Un cuchillo bien afilado evita que la cebolla se aplaste mucho y, a su vez, que libere mucho jugo.

4. Poner jugo de limón en el cuchillo, la acidez del limón contrarresta la acidez de la cebolla.

5. La llama de una vela o de la estufa disminuye los efectos de la cebolla; según explica Martha Stewart, presentadora de un programa americano de cocina.

6. Cortar la cebolla bajo el chorro de agua o dejarla reposar en agua durante 15 minutos.

7. Sacar la lengua. Sí, seguramente es la opción más cómica pero mantendrá la acidez en esta primera mucosa, evitando que suba a tus ojos o tu nariz.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestmail

Deja un comentario