5 trucos para adelgazar dos kilos en una semana

Cuando comienzan a acercarse los días frescos, muchas personas abandonan la dieta y se olvidan del tema hasta la primavera siguiente. Pero ya comienza a sentirse la llegada de los días cálidos y la cosa se complica. En septiembre podemos aprovechar para bajar tranquilos esos kilos que tanto nos molestan a la hora de ponernos el traje de baño. 

La buena noticia es que no es necesario que hagas dietas ni te sometas a un estricto plan de adelgazamiento para perder peso, solo tenés que alimentarte de forma inteligente, siguiendo los pasos correctos y en la dirección indicada.

De hecho, si seguís los cinco pasos que te indicamos a continuación, podrás adelgazar hasta dos kilos por semana. Atento:

1) Reducir el azúcar y el almidón

La parte más importante a la hora de adelgazar es el control de los hidratos de carbono. No solo adelgazarás mucho más rápido, sino que tendrás mucho menos hambre durante el día y acabarás comiendo muchas menos calorías. 

Si no le das carbohidratos a tu cuerpo, éste se alimentará de la grasa acumulada, y perderás peso sin esfuerzo. Además, evitarás los picos de insulina: si consumís hidratos, te darán subidas de azúcar en sangre, lo que hará que te sientas muy cansado cuando tu cuerpo la haya procesado.

Dejar de consumir hidratos de carbono, o reducir al máximo su consumo, te hará perder peso rápidamente sobre todo las primeras semanas, ya que vas a sentir que te deshinchås. En los primeros días eliminarás, sobre todo, agua del cuerpo.

2) Comer proteínas

Como has reducido o eliminado los hidratos refinados y el almidón de tu dieta no te queda otra que alimentarte de los otros grupos de alimentos: proteínas, grasas y verduras.

Ojo, no vale cualquier cosa. La proteína debes obtenerla de la carne (pollo, cordero, cerdo…), del pescado y el marisco (salmón, trucha, calamares…) y de los huevos (no más de tres yemas a la semana).

El consumo de proteínas no solo hará que adelgaces, sino que también acelerará tu metabolismo. Quemarás de 80 a 100 calorías más por día, sin hacer nada más. Otra parte buena es que no dispara tu insulina, lo que mantendrá tus antojos a raya durante todo el día.

3) Comer verduras

La mayoría de las verduras tienen calorías negativas, así que no dudes en comer todas las que necesites. Podes llenarte el plato hasta arriba de verde, que no vas a engordar, al revés. Ojo, si son ensaladas, cuidadito con los aderezos, que pueden echar por tierra tu plan por completo.

Una dieta basada principalmente en carne, pescado y verduras contiene toda la fibra, vitaminas y minerales que necesitas para estar saludable, así que ya sabes.

Debes comer más verduras

En cuanto a qué verduras son las idóneas, tenés el brócoli, el coliflor, las espinacas, los tomates, los repollitos de Bruselas, el repollo, las acelgas, la lechuga y el pepino, entre muchos otros.

4) Elegir bien qué grasa comer

La grasa tiene muy mala fama, incluso más que el azúcar, cuando lo cierto es que es buena para adelgazar si la elegimos bien.

No toda la grasa es igual de válida para perder peso. Podes tomar (con moderación) aceite de oliva, de coco y de palta. El mejor, por supuesto, es el de oliva.

Además, te quitará el hambre. Si lo haces bien y solo consumís verduras, carne y pescado, necesitarás un poco de ‘consistencia’ para no desfallecer (y para que la comida sepa más o menos decente).

5) Hacer un poco de ejercicio

Sí, amigo, no todo iba a ser pan comido. Tendrás que moverte un poco, sobre todo si querés adelgazar rápido y no quedarte flácido tras la pérdida de peso.

Lo ideal es que vayass unas tres o cuatro veces por semana al gimnasio y que hagas un poco de cardio (andar, correr, bicicleta…) y pesas (si creas músculo adelgazarás más rápido, ya que éste quema más calorías y acelera el metabolismo).

Y esto es todo. ¡Dale duro!

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestmail

Deja un comentario