5 sencillas maneras de reducir el stress en tu trabajo

Según los expertos, la mejor arma contra el estrés es nuestra capacidad de elegir entre un mundo por sobre otro. Y teniendo en cuenta que ya no es ningún secreto que el stress laboral es un asesino silencioso y que se está convirtiendo en una epidemia, es bueno saber que la llave para el cambio está en nuestras manos.

Quizás no puedas cambiar el ambiente de la empresa en la que trabajás o las causas que generan presión en vos. Pero sí podés modificar el modo en que encarás este tipo de situaciones. Priorizá siempre tu salud y buscá tranquilidad en medio del caos. Acá te damos sólo cinco herramientas para lograrlo:

1. Ojo con lo que comés. Tal vez no sea algo obvio, pero los alimentos y las bebidas que consumís durante tus horas de trabajo pueden agravar los niveles de estrés. Más allá de evitar el cigarrillo, también tenés que mantenerte alejado del café, las bebidas energéticas, la comida rápida y los azúcares. Prestá atención a lo que ingerís en la oficina e inclinate por ejemplo por beber agua y consumir almendras, frutas, sopas, ensaladas o un yogurt. El cuerpo necesita estar bien alimentado y fuerte para enfrentar las presiones a las que te somete la vida.

2. Respirá: Muchos dan el hecho de respirar por sentado. Pero lo cierto es que cada vez son más las empresas avanzadas que implementan técnicas y hasta horarios dedicados a distintas técnicas de relajación para sus empleados. Tomá conciencia de tu respiración durante un par de minutos, enfocate sólo en este hecho natural. Luego realizá cinco inspiraciones profundas y largá el aire lentamente. Implementá esta simple técnica unas tres veces durante tu jornada laboral o cada vez que te resulte necesario. La respiración si te utiliza correctamente es una de las claves más importantes de la relajación.

3. Ejercitate: No estamos diciendo que hagas abdominales en medio de la oficina. Pero aprendé a cortar unos minutos para estirar tu cuerpo (sobre todo la zona cervical) y caminar un poco. Si hay escaleras en tu lugar de trabajo ¡usalas!

4. Aislate de los malos hábitos: A veces nos vemos envueltos sin querer en situaciones en donde escuchamos chismes dentro de la oficina, o simplemente tenemos que escuchar a alguien que siempre está generando problemas con sus palabras. Aunque no te des cuenta, los comentarios malintencionados, las miserias de otros y el mobbing, te generan malestar. Todo lo que escuchamos en la oficina afecta nuestro estado de ánimo. Rodeate de gente positiva, aprendé a cortar conversaciones cuando se te vuelvan intolerables y enfocate en tu salud.

5. Escuchá música: La música es tu mejor aliada dentro del trabajo, es capaz de transportarte a otro universo aún en los ambientes de trabajo más hostiles. Armate una lista de tu agrado, usá algún servicio de streaming o simplemente buscá alguna playlist en Youtube. Inclinate por música que te relaje y te haga bien, pero que no te distraiga de las tareas que tenés que realizar.

Tenemos que trabajar sobre nuestros niveles de estrés antes de que se nos arrastren a una situación que pueda ser grave para nuestra salud. No esperes a que esto pase. Recordá que el stress causa accidentes cerebrovasculares y enfermedades numerosas en todo el mundo. Mantenete fuerte y priorizate. En todos los trabajos hay problemas, pero el secreto del éxito es aprender que éstos no son todo en la vida y que podemos enfrentarlos de una manera más sana.

Facebooktwitterredditpinterestmail

Deja un comentario