4 consejos para tener perfecto el jardín

Todos queremos tener un jardín perfecto. Pero muchas veces por no conocer determinados secretos terminamos metiendo la pata y arruinando nuestras plantas. Una de las cuestiones más importantes es la del riego: en qué momento y con qué frecuencia son dudas que muchas personas tienen. Y cuando hace mucho calor, regar mal las plantas puede causar tanto daño como no darles agua. Aquí, algunos consejos a tener en cuenta:

1- El momento del día: Es fundamental que tengas en cuenta que regar al mediodía quema las plantas. Las gotas de agua sobre las hojas funcionan al sol como un vidrio y las queman. Además, si se riega al mediodía, es posible que se evapore el 90 por ciento del agua poco después. Por la mañana, en cambio, apenas se pierde entre el 25 y el 30 por ciento del agua de riego. Los que aman la jardinería deberían levantarse muy temprano, ya que la mejor hora para regar es entre las tres y las cuatro de la madrugada, cuando el suelo alcanza su temperatura mínima. Por supuesto, también se puede regar unas horas más tarde.

A la nochecita, el suelo suele tener aún una temperatura elevada, por lo que sigue evaporando el agua. Lo peor es que el agua tarda más en secarse, lo que favorece el crecimiento de hongos y atrae caracoles.

Hay además algunos tips que se pueden seguir: para que el agua se escurra a las capas inferiores del suelo y llegue a las raíces, se puede remover un poco la tierra después del riego. Esto elimina los espacios huecos y permite que el agua se escurra hasta el fondo. También se pueden colocar mantillos de agujas de pino o astillas de madera sobre el césped para evitar que el agua se condense.

2- Cómo regar: Regar de arriba hacia abajo promueve las enfermedades, ya que la humedad en las hojas ofrece una buena base a las esporas. Tampoco conviene regar desde arriba en el caso de arbustos y árboles, por un lado porque no les hace bien recibir el chorro fuerte y directo, y por otro porque, en caso de que el follaje sea tupido, el agua no alcanzará el suelo. Lo mejor para las plantas es recibir el agua cerca del suelo, es decir, directamente sobre las raíces.

3- Tips para tus macetas. No hay que ponerles agua de una sola vez, porque así se derrocha agua. Como la tierra seca no puede absorber directamente todo el fluido, gran parte del agua pasa por la maceta sin ser aprovechada por la planta. Lo mejor es que la tierra de la maceta esté siempre húmeda, lo que se logra con un riego en gotas automático.

4- Tips para el césped. Si se riega el suelo sólo superficialmente, las raíces del césped crecen lisas porque buscan el agua arriba. La consecuencia es que las raíces se secan más rápido. Por eso, se recomienda no regar el césped todos los días, pero cuando se lo hace, hacerlo en cantidad. Si está seco, lo mejor es regar la superficie una o dos veces por semana al nivel de las raíces. Hay que calcular 10 a 15 litros de agua por metro cuadrado de césped. Cuando se encuentran debajo de un árbol los pastos requieren de más agua ya que los áboles absorben gran parte del líquido.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestmail

Deja un comentario