Se cumplen 35 años del hundimiento del crucero General Belgrano

El 2 de mayo de 1982, se producía el hundimiento del Belgrano, en la latitud 55°24´S y longitud 61°32´W y fuera de la zona de exclusión establecida por Gran Bretaña desde el inicio de la guerra por las Islas Malvinas.

La nave fue atacada por el submarino nuclear inglés HMS Conqueror y en su casco impactaron dos torpedos que provocaron su hundimiento en menos de una hora y ocasionaron la muerte de 323 tripulantes, casi la mitad de los caídos argentinos en el conflicto bélico del Atlántico Sur, que se cobró la vida de 649 combatientes argentinos.

Aquel 2 de mayo, la primera ministra británica Margaret Thatcher ordenó al ministro de Defensa inglés, John Nott, que transmitiera al Almirantazgo inglés la directiva dirigida al comandante del submarino nuclear británico `Conqueror`, capitán de fragata Christhopher Wreford-Brown, de torpedear y hundir al Crucero General Belgrano.

En cumplimiento de esa orden, a las 15.57 de ese 2 de mayo, Wreford-Brown, a una distancia de aproximadamente 1.400 yardas, hizo disparar dos torpedos MK-8, con una carga explosiva de 365 Kg-Tórpex cada uno de ellos, contra el crucero.

Diez minutos más tarde, el comandante del Crucero decidió que no se podía hacer otra cosa que dar la orden de abandonar el barco. Entonces se lanzaron 70 balsas autoinflables, que podían contener veinte hombres cada una. Los techos anaranjados de las balsas parecían un collar rodeando al buque para protejerlo.

Una hora después de haber sido tocado, el Belgrano se dio vuelta y se hundió.

“El Belgrano se hundió en cuarenta minutos. Fue increíble, impresionante que semejante mole fuera absorbida por el agua en tan poco tiempo”, relató el suboficial primero enfermero Silverio Muscardin.

 

Facebooktwitterredditpinterestmail

Deja un comentario